Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2008

Picasso en la cama

Vivimos en un planeta en movimiento
con giros muy bruscos y violentos.
De un día a otro cambia la vida,
la visión del horizonte,
y la perspectiva.
Por eso a los sensibles no nos queda más remedio,
-para no marearnos o caernos-
que mirar la vida tumbados,
en nuestras propias intuiciones.

Foto Goyo Hueso ( colección grafittis de Tarazona)

¡Que duro sería!

Si, la noche es muy fría
y sacude el viento con fuerza.
Mis focos a penas ven la carretera
pero en la oscuridad del cielo,
brilla una estrella orientándome.

Que duro sería,
haber llegado hasta aquí y descubrir
que no da para más mi combustible,
si no tuviera la certeza
de que tú tienes otro nuevo
que prestarme,
o si me viera en medio de esta noche
sin batería en la cuneta,
a merced del hielo.

Pero no es así,
yo sé que te tengo cerca
y solucionarás mi problema,
como buen mecánico que conoce mi corazón
con exactitud.

Y volveré a recorrer kilómetros de sueños.

Ser cauce

Ser cauce, ser cauce solamente,
y abandonarme a tu corriente.
Dejar que tu ternura lo vaya dibujando,
saltando entre mis piedras.

Ser cauce y llevar en mi el tesoro
de tu agua cristalina,
para que otros la beban
y les de la vida.

Ser cauce, ser cauce solamente
yo ambiciono.


Fotografía Goyo Hueso.

¿ Para que están nuestros pasos?

No me digas que no sirve de nada
darle vueltas,
que aquí no hay camino,
que esto no lleva a ningún sitio,
que no tiene salida...

¿ Para que están nuestros pasos
sino para marcarla?.

Al viento frío

Me gustaria abrir al viento frío
las puertas de mi alma,
para que la helaba y no sintiera,
y así liberarla,
de toda injusticia que la encoje
y de tanto abandono.

Me gustaria abrir al viento frío ,
esta noche mi alma,
enfriándola de "todo".

Pero si mi alma se hiela
¿ Que será de mi en la primavera?

En un rincón de mi alma

En un rincón de mi alma
tengo aparcados,
objetos y recuerdos
que son pasado.
Montones de sonrisas
y de miradas,
de mis padres y abuelos
mientras jugaba.
En un rincón de mi alma
guardo el tesoro
del día que nacieron
mis dos retoños.
Aquellos momentos
tan especiales,
que rozaba el cielo
de tanto amarles.
En un rincón de mi alma tengo el presente,
lo que en estos momentos llena mi mente.
Tengo a quienes amo,
tengo mis versos,
tengo a mis amigos,
tengo mis sueños.
En un rincón de mi alma
que como es grande,
están muy ordenados y confortables.
En un rincón de mi alma
tengo a mi calle,
y por ella paseo
de tarde en tarde.

Exposición San Miguel foto-poesía.

Foto. Goyo Hueso
Poema. Milagros Morales

Retrato de una madre con un hijo

"No se necesitan ojos para ver cuando se quiere ver"


Fotografía y comentario Goyo Hueso.

Surcos

Voy abriendo surcos
en esa tierra roja del Moncayo.
Poniendo mi corazón
en mi calzado,
voy deshaciendo sus terrones.
Quiero sembrar en ellos esperanza,
dejar que se pudrá y germine
para que le salgan raíces,
y el futuro,
esté poblado de risas y de voces;
para que los pueblos no sean sólo recuerdo
para que florezcan los versos, los amores...
para que la brisa borre el invierno
al besar sus flores.

Foto Francisco Sanchez

Sueño en la calle

Sueño en la calle a la luz de las estrellas
pero el asfalto hace mi sueño pesadilla.
Los mejores sueños son en lechos
calientes y con sábanas.
En mi cabecera la muerte a la utopía
le echa un pulso para ver quien gana.
Mis flores no son flores, son pintadas,
pero mañana de nuevo ,cuando se haga de día,
mendigaré a tu puerta una mirada

Foto Goyo Hueso.

El monte recibe al invierno

El monte recibe el invierno
y las nubes tapan sus cima nevada.
Las carrascas secas esperan
el último viento
que deshoje sus ramas.

La senda se estrecha
entre zarzas y matas
borrando el camino,
y el bosque está oscuro
aunque esté verde el pino.

El monte recibe al invierno
sin brillo y morado.

La luna se pinta los ojos color lila

La luna se pinta los ojos color lila
para seducir al sol todas las noches,
pero el sol cansado de lucir todo el día,
se queda dormido.

Pero si el sol se duerme
¿ como brilla la luna?
Si ella luce sólo,
cuando él la mira.

La noche se ha vuelto
tenebrosa y oscura,
no se vé su reflejo
plateado en el río.

Se muere la luna
en brazos del olvido,
mientras el sol sueña el día de colores.


Foto Goyo Hueso ( Colección grafittis de Tarazona)

Quien sabe de ese pozo.

¿ Quien sabe del pozo
que hay en cada vida?.
Ese pozo en que te encuentras
hundido y sin cuerda
en la vigilia del alba.
Ese lugar siniestro y oscuro
donde nunca amanece,
donde todos los mensajes que recibes
son los ecos de tus propios temores.

¡Quien sabe de ese pozo!
Si fuera la luz brilla tanto
que sus destellos lo tapan,
si nuestras palabras
dicen lo contrario,
si la imagen que proyectamos
es tan clara...

Quien sabe de ese pozo
si es individual
y de diseño único,
si no tiene camino
ni motivo aparente.

Foto Goyo Hueso.

Un laberinto

El laberinto del amor
nos estruja el cerebro,
hasta reducirnos a la nada,
y así nos enreda en su tela de araña.
Se nos vá tragando en una regresión
y nos acaba metiendo en su prisión.
Por eso por amor
somos capaces de tantas locuras,
de abrir ventanas
que dan a la nada,
de excavar túneles en la roca viva...

Pero los barrotes del amor liberan:
poseídos por él somos capaces,
de grandes ideas,
de grandes libertades.
Atados por su cuerda
desatamos la capacidad que tenemos
de alcanzar lo inalcanzable,
de liberarnos de nosotros mismos,
de hallar nuevas salidas,
de poner un brillo a la vida diferente y nuevo...

Por eso es un laberinto el amor:
nos ata y nos libera
nos reduce a la nada y nos proyecta al "todo".

Foto Goyo Hueso.( Colección grafittis de Tarazona)

Sobreviviré

Sobreviviré
a la caída de mis hojas.
Aguantaré desnudo el invierno
y la nieve.
En silencio llevaré este despojarse breve,
alfombrando la tierra.
Sobreviviré
al sin sentido,
del atardecer tan frío
y la noche sin estrellas.
Así me haré fuerte y creceré.
Y al final cuando de esta pesadilla despierte
notaré, de nuevo en mis ramas otros brotes,
que me empujen a apostar por la vida.

Foto. Milagros

Una caricia de otoño

Cuando mi árbol estaba a punto de tirar sus hojas,
cuando ya algunas cosas eran sólo recuerdo,
cuando pensaba que los milagros no existían,
cuando creía que nada consiguiría moverme...

Sucedió que el otoño acarició mis hojas,
y yo sentí la primavera correr por su sabia ya caduca.

Desde entonces mis hojas no envidian a las más bellas flores.

Foto Goyo Hueso

Atardecer de Octubre

Quiero ante la noche,
que comienza a ser fría,
ser un atardecer de Octubre
y recibirla,
con una explosión de calidez
y de ternura,
que encienda mi cielo.

Quiero apagarme brillando;

para que el tránsito a la noche
esté iluminado,
y la oscuridad sea
prolongación del día.

Así seré amanecer de nuevo.

Fotografía Francisco

Tarde de Noviembre

La tarde de pronto era fria.
El viento provocó
una tormenta de hojas caídas,
y el cielo se volvió oscuro.

De nuevo una grieta
en la tierra se abría,
y un río de fuego
fluía profundo.

Pero era un fuego
sin hoguera y sin humo,
que no calentaba
al corazón desnudo.

Foto Goyo Hueso( colección grafittis de Tarazona)

El secreto

Por fín;

por fín he descubierto el secreto

para que no te vayas:

Abrirte mi mano y dejarte volar.

Desentenderme de tí,

y no contar el tiempo.

Por fin he descubierto,

que lo que más nos ata

es la libertad.

Saber que no tiene cadenas un " te quiero".

La empinada cuesta

Estoy subiendo la empinada cuesta

en este otoño desolado.

Por las grietas de las piedras milenarias

asoman hierbajos ya secos.

Las zarzas del camino muestran restos, de frutos

ya momificados.

La casa ya casi derruida,

tiene el cerrojo de su puerta echado;

y las campanas del reloj de la torre

recuerdan, que la vida no espera.

El viento levanta las hojas del suelo

y su sonido aterra,

a las palomas que en desbandada huyen.

Estoy subiendo la empinada cuesta en este otoño sola,

sin sol y con nubes.

Soy de barro

Soy de barro,
por eso me deshago en un día de lluvia,
y me resulta difícil ser una cometa.

Soy de barro
tan débil, tan frágil,
que un pequeño golpe me rompe y me inquieta.

Soy de barro,
pero, ¿ te imaginas cuando soy capaz de modelarlo ?
¡ Que alegría tan inmensa!.
Hacer de mí un recipiente útil,
que te pueda ofrecer, que lo puedas usar…
Es algo tan grande,
que no lo sé explicar.

Fotografía Goyo Hueso

Vuelan

No es que mis versos se hayan agotado,
es que les han salido alas;
y se encuentran prisioneros de todas las palabras,
del papel y la idea.

Mis versos se han vuelto:
caricia, beso, abrazo....

¡¡ Y VUELAN !!

sin que haya miradas que al leerlos los frenen,
por encima de que los entiendan...

Mas allá de lo que son ellos mismos.

Sabor a gris

La inmensidad del mundo
tiene sabor a gris.
Dime de qué materia
está hecho tu corazón.
Miles de sombras
en la noche se agitan,
montones de respuestas
de preguntas mudas,
millares de incógnitas
como gatos asustados encerradas
en la mente del hombre.
Dime: ¿en que revuelta
se ha escondido el alba?

El reloj da siempre
la misma hora:
Una noche sin fin extendida.

Sangre,
angustia,
llanto sin color…

Dime cual es tu rostro,
y el mío,
y el de tantos habitantes de la noche.

Dime a qué nuevos espantos,
sonarán las campanas.

La tierra negra,
los surcos quemados y podridos,
las voces anónimas,
la soledad…

Y el alma en una jaula de leones hambrientos.

Foto Goyo Hueso

La madera del rosal

No entiendo nada,
resulta tan extraño...
Mi amistad fue una rosa
que muere en el otoño.
Primero la insistencia
de su riego y cuidado,
logró su lozanía;
después su indiferencia,
la deshoja y marchita.
LE HACE DAÑO.
Pero así es la vida:
hay tantas rosas muertas,
que fueron un regalo
fugaz y abandonado...
Dieron toda su vida,
por instante sólo.
¿Que madera será la del rosal
que sigue dando rosas pese a todo?

Fotografía Francisco.

El farol de mi calle

El farol de mi calle, alumbra noche y día,
y su luz proyecta, sombras en el alma.
Sombras que reflejan
el abandono y el olvido,
de los que prefirieron otras calles.
Mi calle se ha quedado desolada, con mirada caída, y mendigante.
El farol de mi calle,
no alumbra ya a vecinos en noches estivales,
tampoco es el blanco de los niños jugando,
ni quita intimidad a besos de portales.
El farol de mi calle
simplemente, luce;
y se rompe mi corazón en mil cristales,
cuando a su luz comprendo:
que la realidad traiciona al sueño.

Foto Goyo Hueso
Poema Milagros Morales ( exposición foto-poesia San Miguel -08 )

Viaje a ningún lugar

Con alas de mariposa
quiso cruzar el océano,
de ola en ola chupando su néctar;
pero la sal oxidó sus alas
y su piel escorada,
semejaba una playa desierta.
Siguió a la deriva hasta hundirse
entre algas y barro
sin hallar la respuesta,
de por qué su reja seguía cerrada
aún estando muerta.

Fotografía Goyo Hueso.

Camino a la felicidad

No estés triste,
las lágrimas son ríos
sin vega y sin cauce.
Ven, mi paraguas es grande;
daremos un paseo por el parque
y diremos adiós a las hojas caídas.

Todavía hay camino por delante.


***

No me arrepiento del tiempo vivido,
de todas mis sonrisas,
de todos mis abrazos.
Tampoco de las veces
que yo no he sabido,
ser perfume o bálsamo.
En todo este tiempo,
aprender he intentado.
Nadie nace andado.

Fotografía Goyo Hueso

Marea baja

Ven acércate, hay marea baja en el puerto.
Ven corre y veremos una puesta de sol
antes de que oscurezca.
Mira, observa el azul del cielo
como se ilumina ante la noche.
La luz se siente luz si la miramos.
Ven acércate, deja que tus ojos
me digan si estás a gusto
en la madera de mi alma,
a flote por encima de las aguas turbias,
seguro en mi barco,
amarrado y anclado en la marea baja.

Foto.Milagros

Te espero en el puente.

Te espero en el puente de los encuentros,
que une la ciudad partida.
Dejaremos atrás lo que nos pesa
y nos regalaremos alegría.
Demasiada indiferencia, demasiada hipocresía,
rompen día a día el corazón.
Te espero para hacer un puente de la vida
con AMOR.

Foto Goyo Hueso.

Hoy

"Hoy el mundo ha cambiado de color
y el universo tiene otro paisaje.
La esperanza ha abierto los ojos
para ver su arco iris".

Foto Francisco.

Un autobús llamado "anhelo"

Ahora que estoy en el centro
de una ciudad tranquila,
que pensaba que vivia
en una gran avenida,
con bancos y farolas;
me encuentro en la parada
del bús esperando
que venga, el autobús
que me lleve a donde quiero.

Y al fín aparece algo retrasado,
con olor de combustible mal quemado,
y un balanceo de haber vivido
ya su tiempo.
Sus cristales están muy empañados,
debe hacer calor adentro;
el autobús parece lleno
pero, todavía tiene asientos vacíos.

Me abre sus puertas
y subo el peldaño,
de su escalera, y al subirlo,
me doy cuenta
que un detalle he olvidado:
El recorrido que hace no es el mío.

Mi reflejo

A veces me miro en mi espejo,
y el reflejo de mi misma
que proyecto, es confuso,
y me deprimo:
"Mi imagen no es tan clara y nítida,
como yo quiero"
Sin embargo, el reflejo más difuminado,
es en el agua que corre.

Foto. Goyo.Hueso

No me preguntes quien soy

Mirame a los ojos.
Mira mi mirada perpleja y cansada
de peregrino errante,
en un mundo confuso.

No me preguntes quien soy,
mira lo que hago;
pero si no es bastante,
si mis obras no te dicen como soy,
si aún no lo sabes...

Entonces ya no tendrá sentido
luchar, por lo que creo.

Fotografía Goyo Hueso

Si pudiera crearte

Si pudiera crearte
te crearía:
"HERMOSO"
Hermosa tu cara,
hermoso tu pelo,
hermosa tu forma de ser,
y tu risa.
Si pudiera elegir
quizá,
de un gran artista escogeria,
su pincel y su genio,
de un poeta su musa,
de un músico su oido,
de un claro día de sol su ingenio.
Si pudiera crearte:
con polvo de ideales,
con barro de proyectos,
con ideas geniales,
y buenos sentimientos,
haría tu masa modelable.
Si pudiera crearte...
Como una madre loca
te crearía puro,
glorioso, adorable...
Pero ¿ que es lo más puro?.
¿ Que es lo más adorable?.
Si tubiera que crearte no sabía cómo,
ni por donde comenzarte.
Todo son ideas concebidas
por un cariño que hacia tí ya siento.
Lo importante es que nazcas,
que vivas,
que podamos amarte...
Hazle Señor según a tus proyectos.

Convulsión de colores

No, no pienses que estoy loca
porque a estas alturas de la vida,
quiera detener el tiempo
y vivir momentos perdidos.
Hacer pellas y volver al parque
a pisar las hojas secas,
a escribir en un árbol nombres
que florecerán en primavera,
a recordar los versos
que en un banco escribí a los catorce años:

"Yo en las hojas del otoño leo
y ellas me dicen con ternura,
que sienten en su alma amargura
al morirse arrastradas por el suelo.
Que son como perdidos sentimientos
que añoran la lucidez de la esperanza,
y yacen en el suelo deshechos,
suspiran se mueren y pasan..."

Es sólamente una convulsión de colores
antes de que la vida
me despoje de todas mis hojas.
y desnuda me enfrente al invierno.

Ama sin medida

Ama sin medida,
aunque no veas donde cae
tu semilla;
aunque la montaña sea alta,
y no puedas conquistar su cima.
Ama sin medida,
aunque pienses que de nada te sirve,
aunque no seas correspondida...
Ama sin medida,
porque el amor, te pondrá alas
para que puedas remontar,
y volar por encima.
Porque el amor hará de ti, cosecha,
abundante de espigas.

LA LOCURA

La locura camina por mi calle,
no respeta las señales prohibidas,
ni que esté cerrada.

Ha llegado hasta aquí,
sin pedirme permiso,
revuelve mis ideas,
y las coge prestadas.
Araña y muerde mi fachada…

Pero de nada me sirve
decirle que se vaya,
porque de órdenes no entiende.

La locura transita por mi calle,
y hace lo que quiere.

( Del libro de foto poesia " Poemas de colores"
Fotografía Goyo Hueso Poesia Milagros Morales)