Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012
Una Antártida universal intenta forzar una sonrisa que los ojos contradicen.

En una  burbuja propia,  aislada,  angustiada por catástrofes vividas o venideras.  Noto frío:  Un frío que no lo quita el abrigo,  y me enfría progresivamente, aunque sea primavera.
 Me ha traicionado mi propia concepción  del mundo,  del ser humano.
Siempre pensé que tendría provisiones y  abrí mis brazos hasta el desgarro,  hoy abandonada por  las fuerzas  solamente me queda  el dejarme llevar sin resistencia,  sin cuestionarme verdades  o promesas.  Hacer un ovillo con todas mis vueltas  y esperar.
Se han mutado mis ojos.

                                          Sin párpados el asombro                                                           no me  hace legañas .

El viento viene con tanta tierra que alargo mis pestañas .
                                                         La luminosidad perpetua                                                                        justifica el muro.    

La mirada es dulce y salada al mismo tiempo. 

Foto Goyo Hueso. 

El sol no llega a mis profundidades  y se queda somera la brisa.
Siempre hay en mi una cara oscura  - no soy luna- por eso sufro su abandono.
Siento  que lo que proyecto choca en un espejo y me rebota inútil.
Soy  lluvia fuera de la diana.


No temas  te delate un  titubeo ni te escudes en la realidad. De pronto has levantado un mausoleo ; demasiado ,para ser verdad.
Después de la lluvia en los charcos de mi camino  se refleja el cielo y me creo capaz de alcanzar la copa de los árboles invertidos;
un sueño que se despierta, 
porque al intentarlo,
 muevo el  agua.





Busco evanescencias de perfumes libres,  y me desvío por el camino sempiterno tras sus huellas.
 Es inútil ganarle la carrera al viento, mis palpitaciones agitan el pantano.
Intento beber del cáliz de la flor -como  las abejas- pero no  hay flores suficientes para la sed del  náufrago.
Amanece  y  el alba es bastante pero sigo cual doncella  con la lámpara encendida
Me siento en mi derroche fortaleza  asaltada y  sola les lloro a los lirios.
Soy la patética imagen  del reloj  de la torre parado que no  vive el  tiempo. 

Todos los días me acerco a tu ventana para ver si está abierta, pero has olvidado la primavera; y siento el viento destemplado que me despierta y arruga. Al tiempo lleva y trae las nubes - esponjas que se vacían en mi campo-   y reverdezco.
                                   Milagros. 

Decepción.

Me apagaste con un jarro de agua fría y no me dio tiempo a reaccionar;  hallaste los poros de mi piel  abiertos  no tuviste piedad. Nada fue ya lo mismo desde entonces: Muerta volví a resucitar.

FELICES.

De las brasas  surgió una luz :
                                          Tenue,
                                                       Cálida,
                                                                Reveladora,
                                                                                  Curativa...


Las sombras perdieron  protagonismo y las cenizas adquirieron sentido.







Triduo

I Siempre he sido cuestionado: No he seguido las señalesde la tradición o de la ley.; he andado sobre las aguas, he pescadocerca de la orilla y las monedas se las he dado al Cesar. Sirvo a Dios campo a través marcando un ritmo que pueda llevarse con sandalias; por esosoy consciente de que pagarécon mi vida. Nadie quiere la libertad del alma. II Os he invitado aquí- a todos y a todas- alrededor de una mesa, no quiero hablar de despedida . Sé que notáis las ojeras de mis noches en vela, no creáis que tengo claro de que vaesta movida; y eso me duele más que mi propia condena. Yo vine a abrir ventanas sin rejas ni cortinas, pero la humanidad las cierra.
III Os lavaré los piespara que os sintáis reconfortados os queda todavíaun camino sideral. De vuestras huellas depende que nocaigan estrellasa la mar. Sed siempre arco iris.


Espero que algún día oigas un sonido
o leas un verso en el que te sientas atrapado;
y ese día se te abran los ojos y comprendas
por qué mis flores se abren poco a poco.
Soy una primavera seca y tú el agua  que necesito para llenar mis acuíferos  profundos ,salir a la superficie,
y seguir cantando entre las piedras.
Hoy me siento rara, extraña, diferente...
Como si este mundo no fuera conmigo.
Quizá el ser tan transparente me quita misterio,
pero así descubro lo que es ajeno a mí;
y me duele el mundo de las sombras
del que surgen resplandores fugaces
que luego te hacen sentir desalumbrado.
Me da pena, mucha pena
la invisibilidad de lo auténtico.
Lloro en una órbita de fogonazos
que descontrolados ,queman el bosque
según la dirección del viento,
y me siento huérfana de promesas
de estrellas fugaces.



Esas que me hicieron creer en el infinito
de una mirada furtiva.
Me envolvió el preludio en una nube que me trascendía. Las palmas y los ramos de olivo alfombraban mi paso y la vida parecía detenerse. Imaginé que siempre sería así, que había alcanzado el mayor grado de felicidad, y brillé como la luz que en el crepúsculo se resiste a apagarse. Fue un momento mágico, un destello de gloria en que viví la plenitud; pero era el umbral de una tortura que aún hoy la sufro, aunque me canten saetas. La humanidad sólo disfruta de momentos felices. La felicidad la inventaron los inconformistas. Siempre viene seguido la noche.