martes, 30 de abril de 2013

Eternidad.




 Recógeme  entre  vivos
lejos de telarañas,
 coronas de  cadáveres
o sillas invadidas
por el polvo de siglos.

Recógeme en los primeros brotes de la higuera.

Recógeme en la belleza que nace de dentro,
entre la estima,
detrás de mi sonora carcajada.

Mi eternidad  instante
- como cuando se juega-

Recógeme  en  abrazo tibio.

viernes, 26 de abril de 2013




Huiré de toda  naturaleza  de diseño
  y viviré silvestre;
con la  misma intensidad con  que viven
  las  montesas encinas
-reflejada en el brillo de sus menudas  hojas-
ajenas  a la contaminación de  ciudades.

Disfrutaré del  sonido del río ,
el canto de las aves
y al zumbido de las abejas
alrededor del polen..

La visita del aire traerá
 esencias conocidas.;
lo demás me quedará lejos ,
 de largo pasará

En  lecho de  glacial enamorado,
  hallaré mi lugar.


Foto Goyo Hueso.

lunes, 22 de abril de 2013

Confusión

Todo retorna: El banco sin sombra,
la espera vacía,
la palidez del árbol,
la realidad distorsionada.

No se que hacer
ante el cielo verde
sin pastos
que me nutran.

Como un circuito que se repite
vuelven los fantasmas con cuchillos
y mis laderas se llenan de amapolas.

Milagros Morales.

Foto. Goyo Hueso.

martes, 16 de abril de 2013

Duendes en la arena.






En la  arena
 vivimos la pleamar  desatada
con un exceso de hervor.

La victoria del mar intenta
 adivinar nuestra mirada,
nuestra actitud,
nuestro semblante;
pero somos
duendes en la arena
 hijos de noches
 con faros apagados,
con ansias contenidas,
con lujuria salada que  surfea
alboradas amargas.


Gracias por leerme.


Foto Goyo Hueso.

miércoles, 10 de abril de 2013

Con un hachazo








Foto Goyo Hueso.

domingo, 7 de abril de 2013

Ser violeta.





Ser violeta , nacer entre las zarzas
en este abril extraño
donde la nieve con la flor convive,
y los corazones se vuelven piedras
que laten con el agua del deshielo.
Es inútil limpiar el cristal de la ventana,
pero florecen los manzanos,
y hay paisajes aún vírgenes
 con silencio
 donde la vida se oye
 hacerse y los charcos de arcilla son espejo. 


Gracias por leerme