Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2013
Mi vocación no es de árbol milenario 
con mi sombra, a la espera
de que llegues cansado del camino
ni velar a mis hojas ni ser sostén de nieves.

Me he dado tanto que estoy extenuada,
ya no me importa tener copa
ni brisa ni estorninos.

Me duele la presión de mis raíces
cuando solo retienen un puñado de tierra.
Vamos a ese lugar 


al que solo se llega con un beso,


a ese paraíso sin límites,


 distancia

ni horas.


Allí edificaremos el amor sin ladrillos
resistente a tornados

Vamos.

No importa que anochezca

es intangible el suelo

que pisamos;

será brújula

la luz de nuestros ojos

Metamorfosis del instante.

No le temo al olvido, he descubierto que tiene las manos ocupadas y es  buen amigo de la evolución. Un gran espejo donde me descubro  a mi misma y me cercioro de que nada  es tan  fuerte como para tenerme.
Solamente  soy metamorfosis del instante.

Cómo

Cómo convencer a mi corazón 
para que suelte el lastre y así volar con él. 
Mirar la vida con distancia y no sufrir más 
el desasosiego de girar en remolino,
sobre la misma causa, una y mil veces,
hasta quedar sin la conciencia exacta
para salir yo sola del dolor que me habita.

De qué manera puedo persuadirlo
para que deje de contar espinas
de esos tiempos que fueron y comenzar de cero.

Mi corazón es niño que se queda mirando 
un pastel y me olvida.

La dramaturgia sigue.

Me siento como si  este  decorado
 donde   actúo,
fuera a desmontarse en cualquier momento
y el escenario se quedara vacío;
solamente  con el telón bajado
y con  las bambalinas que ocultan la experiencia.

Y comienzo  a desprenderme con calma
ya no me sirven
todos los  personajes que interpreto;
.


Nacemos y morimos entre  aplausos,
 la dramaturgia sigue.

En el viejo molino
habitado por años,
 hierba oculta los restos
del camino trazado.

En el viejo molino
se siente aún el pasado
repleto de los ecos
de chiquillos jugando.
Marineros de río
son de juncos sus barcos
y ellos corren tras ellos
por la orilla descalzos.

En el viejo molino
ya no habita el verano,
ni el olor a pan tierno,
Todo se ha desconchado.

La historia a los sencillos
nos trata cual bastardos.