sábado, 23 de noviembre de 2013


 Bombardean mi presente
las instantáneas del recuerdo.

No hay relojes  para el dolor del corazón

 Ellas vuelven  como las nubes, 
 mientras los árboles se mueven
sin autonomía,
 y en silencio.

 El viento habla por ellas.