Ir al contenido principal

 Bombardean mi presente
las instantáneas del recuerdo.

No hay relojes  para el dolor del corazón

 Ellas vuelven  como las nubes, 
 mientras los árboles se mueven
sin autonomía,
 y en silencio.

 El viento habla por ellas.



Comentarios

Vienen ahí...en sepia...a recordar que fuimos también felices, en otras estancia e instancias. Versos de lirismo donde el sentimiento es metáfora ambiental...atmosférica...Un abrazo. Carlos.
Sneyder C. ha dicho que…
Los recuerdos a veces vuelven con momentos tristes pero también felices para recordarnos que los sentimientos son parte de nosotros, y que cuando las nubes se alejan deja que brille el sol…

Un cálido abrazo
cristina campos ha dicho que…
Me ha gustado mucho esta entrada.
GS. Yermi ha dicho que…
Es un agrado haberla leido, me gustó mucho haber pasado por aqui, saludos desde Chile, pasaré mas seguido.
La invito a visitar mi humilde blog http://imaginariosyperiplos.blogspot.com
un abrazo a la distancia

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.