Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

Para vivir.

No puedo permitirme penumbras que me abriguen
ni el calor de la cama;
cada día
plegaré las cortinas para que entre el sol.

Llenaré con proyectos los silencios,
dispersaré emociones obsesivas,
ampliaré mi horizonte hasta quedar pequeño,
tanto,
que deje de pesarme lo que cargo en mi espalda.
Con mis flores
fingiré primaveras en invierno,
y así,
pasará inadvertida la tragedia en la acera
de tantos árboles podados.

Mar abierto

Caminas hacia atrás sin medir el espacio hasta su boca.


Desde la prehistoria es cazador
y debes mantenerte  en el plano que le mantenga a él
- a su vez- en vigilia.


Aunque si caes su lengua 
no te dejará sin playa.



Él es mar abierto y tú bahía.
Ahora que mis pilares ya no tiemblan
por seísmos incontrolados,
que asumo mi realidad frágil
y mi corta distancia con el infinito.

Ahora que me pongo en el lugar del otro
lo comprendo
y relativizo la intensidad de la luz,
ahora,
escucho sonidos imperceptibles,
mi yo que olvidé tantas veces,
y siento que la eternidad 
es balancearse suavemente
respirando con hondura.

Vaciada de inquietudes,
de pensamientos encadenados,
de sentimientos que pinchan,
de pasiones que golpean;
liberada de mi insignificante espacio,
tan lleno,
que me hunde sin profundidad. 







Decepción

No pensé que quedara varado mi mensaje de auxilio dentro de una botella, en un pantano donde la sequía seca y cuartea el fondo.
Perpleja, desnuda de inocencia, siento pena de mi misma. Me ruborizo. Sin destino queda mi seguridad en medio de la nada.
Huele a ciénaga el aire que respiro.


 Milagros Morales.


Foto Goyo Hueso.

Ver con luz.

Ver con luz

Se han mutado mis ojos del asombro;  No tienen  párpados , ni pestañas
 cuando el viento arrastra tanta tierra. Ya no tengo legañas, cierto,  pero añora ser faro   mi retina hendida por la luz perpetua.

                                                      Milagros Morales