Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2008

La niebla

La niebla es muy densa por la carretera
pero tu conduces tu vida , recuerda,
yo solamente te puedo ayudar.

Mas si decides continuar en la niebla,
yo te prestaré mis faros antiniebla,
no puedo dejarte en total oscuridad.

Aunque seguiré insistiendo discretamente
para que busques un paisaje diferente,
ascendiendo a la cumbre
y dejándola atrás.

Pero sea tu decisión la que sea,
no olvides que siempre me tendrás.

Foto Goyo Hueso

Apocalipsis.

Todas las palabras
se han quedado pequeñas,
para poder expresar,
para poder describir este sismo inevitable.
No hay palabras con que poder definir
este precipicio sin fondo
en el que cae el alma.
Ella intenta sujetarse en las paredes,
sin ser consciente de que no tiene garras.
La grieta ha partido en dos su árbol,
y su bosque se ha quedado sin flores y sin ramas.
Están ambas mitades en el suelo,
pobladas de termitas que con sus mordiscos,
vacían y ahuecan la esperanza,
y pinchan alfileres por toda su madera;
y también de arañas.
No hay línea en el horizonte que lo indique,
todo es niebla densa,
densa tela de araña.
Ha desaparecido la vida tragada por la tierra
en una digestión pesada,
y lo que ayer fue azúcar, ahora es retama.
Muerte lenta.

El sentimiento

Dentro, muy dentro
te tengo.
Te siento.
Como una esponja me empapo de ti.
Te absorbo entero.
Te mezclas con mi sangre,
y calas mis huesos.
Entonces,
te escribo,
te imagino,
te creo…
Por unos instantes soy Dios,
y te modelo.

Colección " Poemas de colores".
Fotografía Goyo Hueso.
Poema Milagros Morales.

Actualmente expuesta en la Universidad Pública de Navarra - Pamplona-

Pan dulce

No tengo hechas las palabras,
porque de un dia para otro se endurecen.

Cada día preparo una buena hornada,
y procuro que ellas sean alimento
que quiten el hambre
y haga brotar sonrisas.

Aunque a veces
no acierto en su punto de cocida,
y algunas me salen demasiado quemadas
o algo crudas,
no me desanimo,
y sigo intentado que sean pan dulce.

Busco ese verso

Busco ese verso
que llegue a tu corazón
de buena tierra,
y te recuerde,
que estás lleno de semillas
aunque sientas frío.

Ese verso que te haga esperar la primavera.

Que palabras utilizaría
para que comprendieras,
que no necesitas resguardarte
aunque hiela.

Para convencerte,
de que mi llama,
sigue a pesar de la niebla y la escarcha,
prendida en tu alma


¡¡Feliz Navidad !!

Me cuesta

Me cuesta encadenar mis sueños,
para que no leviten por el cielo
y acaben sin retorno.

Me cuesta noches de insomnio
y heridas ulceradas,
no poder tener alas
y alcanzar con ellas
lo que quiero.

Me cuesta aunque lo intento,
acompasar mi sentimiento y el momento.
Exposición sobre Tarazona en la universidad publica de Navarra. Pamplona

Esta exposición es de los turiasonenses Goyo Hueso (fotografía) y Milagros Morales (Poesía).

Estará abierta desde el 23 de diciembre de 2008 al 29 de Enero de 2009 en El Sario
y del 2 al 27 de febrero de 2009 en el edificio de Ciencias de la Salud.

El horario es de lunes a viernes de 9 a 21 horas.

Nidos de barro

A veces me cuesta mucho dar con el camino
por el que debo seguir;
no porque no lo conozca,
sino porque me lleva a donde yo no quiero.
Y es por eso que vuelvo al punto de origen,
por ver si hay un pequeño sendero
paralelo a mi anhelo.
Pero solamente consigo desandar lo andado
y a la dureza de retornar de nuevo,
a los primeros tramos dolorosos
cuando la herida está más encarnada.
Y es que mi corazón ama tanto,
que no puede renunciar a esa pradera,
donde un día la risa se hizo hierba,
donde encontré el hallazgo
de una fuente que saciaba
plenamente, la sed de tantos años.
Sin embargo no me queda más remedio,
pero espero,
que volvamos a encontrarnos
y podamos, hacer nidos de barro
con los sueños.

Foto G. Hueso.

¿ Qué celebramos?

¿Qué celebramos que sea diferente, si todo el año estamos de celebraciones ya saturados?.
¿Qué podemos celebrar en medio de toda esta confusión de conceptos, doctrinas,
tradiciones importadas...en medio de este caos de contradiciones? .

¿ En que banquete participamos donde sólo unos pocos se reparten la tarta de la riqueza mundial, y la inmensa mayoría por el suelo recogemos las migajas
y algunos como perros?

Los medios de comunicación,lavan su imagen vergonzosa de programas basura,
donde pagan exclusivas millonarias a delincuentes, hablándonos de solidaridad;
y algunas voces religiosas critican, d que se realce más la imagen de Dios hombre,
mostrándonos al mismo tiempo un nacimiento.

¡ Qué manera más absurda de celebrar algo!

Nadie recuerda estos días las pateras,ni la violencia de género, ni los niños sufrientes,ni a los mendigos, ni a las victimas de la guerra,
ni a la gente que está sola, o enferma o que ha muerto….

Todo queda barrido y amontonado detrás de la puerta de nuestra…

En busca de mi flor.

Al fin parece que la noche deja paso al alba.

Sigue haciendo mucho frío y las nubes en el cielo
provocan ráfagas de agua nieve, pero
dentro se está confortable, sabiendo,
qué leña calienta y mantiene las brasas.

El camino sigue siendo una cuesta
que deja la respiración entrecortada,
y hace que el corazón lata a cien por hora,
pero no hay ningún cortado.
La senda aunque angosta,
sigue serpeante.

Los árboles están desnudos,
la nieve se mantiene helada,
y apenas en los campos quedan restos de vida...

Pero yo sueño con volver a sembrar en ellos una primavera
con margaritas y trigales verdes,
donde poder volar con mis alas de mariposa
en busca de mi flor.


Foto G. Hueso.

Pájaros caídos del nido

Inocentes corazones rotos,
victimas injustas
de una vida no elegida,
encuentran en el suelo
la resignación vieja,
en su cuerpo inmaduro.
Son pájaros caídos del nido,
que se entregan enteros al abrazo,
al beso, a la caricia tierna...
pero es muy difícil que vuelen ya alto.
Han sabido lo que es el desamparo,
el desarraigo ingrato.
Su risa,
no consigue el cielo
demasiado rasgado
para poder coserlo.
Son indefensos
a cualquier alimaña,
sin haberlo elegido,
sin haberlo buscado.

Se han caído del nido, porque los han tirado.

Flor de los sueños de invierno

Flor de los sueños de invierno,
refugio en el bosque helado,
puerta siempre abierta,
estancia acogedora,
fuego siempre encendido
aunque no le eche leña,
aunque llegue a deshora.


Foto Goyo Hueso

No puedo.

No puedo apartarte de mí aunque quiera,
eres parte de mí o yo parte tuya.
Cuanto más ahondo en mí
más inundada me veo.
Aunque no te piense,
aunque me marche lejos,
aunque llene mi vida
con otros afectos…

Tampoco yo de ti me puedo apartar.

Porque tú y yo somos el agua y la sal
que forman el mar.

Te espero

Cuando la tarde se oscurece
enciendo mi fuego
y te espero.
Espero que vengas
a calentar tu destemple,
y tus manos congeladas.
Alrededor de mi hoguera
la oscuridad se enciende
y las brasas,
iluminan faroles
con que otear caminos.
No estés triste,
¡Olvídate del frío!
Disfruta de mi calor,
y deja que yo prenda
tu esperanza apagada.
No estás sola.
atrévete a descargar tu leña.
Descansa de tu carga,
y deja en mis manos
el mantener el fuego.
Cree en mí de una vez.
¡Convéncete,
de que es inextinguible mi ternura!.

Ya sé

Ya sé lo que es caminar cuesta arriba
con un viento helado
que congela el cerebro.
Ya sé lo que es transitar a tientas
y desorientada lloviéndome hielo.
Ya sé lo que es no hallar la salida
y sentir el alma encerrada,
siendo mi razón su carcelera.
Ya sé lo que es pasar el bisturí
a mi corazón sin anestesia
y reír y reír cuando el dolor me mata…

Ya sé.Al fín he aprendido,
todo lo que hay que sentir
para conseguir tener alas

Una tableta de chocolate

Estás ahí a mi alcance
y al mismo tiempo prohibida:
Eres una tableta de chocolate dulce.
Te miro e intento resistirme,
pero tengo en mis labios tu sabor.
Quiero pensar que me engordas,
por ver si así consigo, alejar mi deseo.
Te guardo en mi armario y tiro la llave
pero acabo volviendo
y me enfrento de nuevo,
al dilema de comerte o dejarte.
Al final cojo un trozo muy pequeño,
justificando que así no puedes hacer daño,
pero me gustas tanto,
que vuelvo y vuelvo
hasta comerte entera
y entonces, sólo entonces,
soy consciente de mi peso.
Pero de nuevo te compro en el supermercado,
porque cuando te saboreo se me olvida.

foto G. Hueso

Camuflada

Me camuflo para que cuando pases
no me veas.
Quiero esconderte mi vehículo,
que no veas que está ya caduco,
en vez de demostrarme a mi misma,
que todavía puedo con él
alcanzar mi meta.
Me quedo parada,
formando parte de un decorado
que no es el mío,
dejando pasar la oportunidad
de encontrarnos,
y pintar amaneceres.

foto G. Hueso

Si la vida es un paréntesis

Si la vida solamente es un paréntesis
entre dos nadas.
¿Por qué tenemos sentimientos,
por qué tenemos sueños,
proyectos, ideas…?

¿Por qué somos incesantes buscadores,
por qué a veces tenemos la sensación
de que lo que somos trasciende,
que lo que hacemos nos supera…?

¿Por qué sufrimos,
por qué lloramos,
por qué consolamos….?

¿Por qué nos sentimos eternos
cuando amamos?

Foto Goyo Hueso

De ti me fio

Tú lo tienes todo claro,
y sabes distinguir la noche del día,
déjame que me apoye en tu brazo,
llévame tú a la salida.

De ahora en adelante piensa tú por mí,
te lo pido,
confío en que me llevarás al camino,
donde deba caminar.

De tí me fío
se tú mi lazarillo,
hasta que mis ojos
de nuevo vean.

Prepara el camino

"NO es que la vida sea un camino de rosas,
pero si podemos hacer que nuestro camino
tenga alguna, AMANDO"


Fotografía Francisco Sanchez.

Qué haría yo

Que haría yo en esta desolación,
entre tantas dunas formadas
por sueños caídos,
sin tí.
Sin tu fuerza que me ayuda
a recoger mis trozos rotos,
y además sonriendo.

No paras de reir hasta hacer que surja
la risa entre mis lágrimas.

Me río de mi misma,
y me parecen entrañables mis fallos.

Por unos momentos me miro
como me miras tu.

Antes y ahora

Sonó la alarma en el corazón,
y la tierra de pronto,
se quedó sin batería.
En el ordenador del cosmos
se quedó el amor en suspensión.
Antes ,el cielo era una hoguera
y al rededor de las llamas,
la luz y la armonía
bailaban una samba.
El sentimiento alcanzó el mayor brillo,
la máxima expresión.
No se puede derrochar mayor belleza,
más ternura.
Las sonrisas amarillas
hacían temblar a los besos violeta,
pero fue efímera la fiesta.
Y ahora el cielo está lleno de nubes de humo.


No puede ser.
No puede ser,
aunque el cambio climático
me esté confundiendo;
cada estación tiene sus frutos,
y ahora es invierno.

No puede ser aunque yo anhelo,
esa explosión en mi tierra
de semillas, que dió la primavera,
aunque hay deseos en mí
que han quedado dormidos
en mi cabecera.

No puede ser. Aunque yo quiera,
y lance cometas al cielo,
queriendo simular que vuelan.

Te busco

Te busco, te busco incansablemente
por el laberinto de tu inseguridad,
quitando telarañas a tus miedos,
abriendo las ventanas
que te impiden volar.
Te busco, porque tú eres un reto para mí,
porque sé que en el fondo,
tú también me buscas para ser feliz.
Porque sé a ciencia cierta
que necesitas ternura,
alguien que te ayude a cruzar,
por ese mar de tus dudas.
Quédate quieto, descansa un rato,
deja que llegue hasta ahí,
no desearás otro abrazo
y volverás a reír;
porque sentirás de nuevo,
cómo el sol te alumbra,
porque descubrirás tu arco iris
después de la lluvia.
Déjame encontrarte, confía en mí.
No tengas miedo,yo te comprendo,
yo lo sé todo de tí.

El tesoro

Oí una vez,
que tenía un tesoro escondido en mi campo,
y todos estos años,
los he pasado haciendo agujeros
intentando buscarlo;
y quizá no lo he hallado
porque no sé exactamente en qué consiste.
Yo intuyo solamente cómo puede ser,
y quiero encontrarlo para sentirme rica,
para que se revalorice mi vida,
para ganar dignidad...
Pero de momento no hago más que cavar y cavar.
Aunque el día que lo encuentre,
me colocaré todas sus joyas
y lo luciré como escaparate andante,
recibiendo así el reconocimiento y la admiración de todos,
quitándome la sed de todos estos años.

Pero... ¿ y si el tesoro sólo fuera la tierra
con que me mancho, mientras hago los pozos
buscándolo?

Más, mucho más.

Yo te amo más,mucho más,
de lo que tú me amas a mí.
Incluso aunque tú me abandonaras
yo formo parte de ti.

Porque tú y yo somos un "todo"
porque yo he diseñado este amor.

No me entristece darte tanto
porque nunca espero recibir,
gratis te doy una aurora
mi amor es así.

Porque tu y yo somos un "todo"
porque yo he diseñado este amor.

Sin pedir crédito todas las horas,
sin exigir lealtad,
por encima de lo que tú estés sintiendo,
con total libertad.

La niña que vino del frío

La niña vino del frío
con una maleta de calor,
y al abrirla quedó todo encendido:
Pamplona ¡resplandeció!

Con su mirada dulce y tímida,
prendió ese fuego universal,
en el que todos somos una gran familia,
sin fronteras ni lugar.

Y como una antorcha viva
no ha dejado de alumbrar.

Picasso en la cama

Vivimos en un planeta en movimiento
con giros muy bruscos y violentos.
De un día a otro cambia la vida,
la visión del horizonte,
y la perspectiva.
Por eso a los sensibles no nos queda más remedio,
-para no marearnos o caernos-
que mirar la vida tumbados,
en nuestras propias intuiciones.

Foto Goyo Hueso ( colección grafittis de Tarazona)

¡Que duro sería!

Si, la noche es muy fría
y sacude el viento con fuerza.
Mis focos a penas ven la carretera
pero en la oscuridad del cielo,
brilla una estrella orientándome.

Que duro sería,
haber llegado hasta aquí y descubrir
que no da para más mi combustible,
si no tuviera la certeza
de que tú tienes otro nuevo
que prestarme,
o si me viera en medio de esta noche
sin batería en la cuneta,
a merced del hielo.

Pero no es así,
yo sé que te tengo cerca
y solucionarás mi problema,
como buen mecánico que conoce mi corazón
con exactitud.

Y volveré a recorrer kilómetros de sueños.

Ser cauce

Ser cauce, ser cauce solamente,
y abandonarme a tu corriente.
Dejar que tu ternura lo vaya dibujando,
saltando entre mis piedras.

Ser cauce y llevar en mi el tesoro
de tu agua cristalina,
para que otros la beban
y les de la vida.

Ser cauce, ser cauce solamente
yo ambiciono.


Fotografía Goyo Hueso.

¿ Para que están nuestros pasos?

No me digas que no sirve de nada
darle vueltas,
que aquí no hay camino,
que esto no lleva a ningún sitio,
que no tiene salida...

¿ Para que están nuestros pasos
sino para marcarla?.

Al viento frío

Me gustaria abrir al viento frío
las puertas de mi alma,
para que la helaba y no sintiera,
y así liberarla,
de toda injusticia que la encoje
y de tanto abandono.

Me gustaria abrir al viento frío ,
esta noche mi alma,
enfriándola de "todo".

Pero si mi alma se hiela
¿ Que será de mi en la primavera?

En un rincón de mi alma

En un rincón de mi alma
tengo aparcados,
objetos y recuerdos
que son pasado.
Montones de sonrisas
y de miradas,
de mis padres y abuelos
mientras jugaba.
En un rincón de mi alma
guardo el tesoro
del día que nacieron
mis dos retoños.
Aquellos momentos
tan especiales,
que rozaba el cielo
de tanto amarles.
En un rincón de mi alma tengo el presente,
lo que en estos momentos llena mi mente.
Tengo a quienes amo,
tengo mis versos,
tengo a mis amigos,
tengo mis sueños.
En un rincón de mi alma
que como es grande,
están muy ordenados y confortables.
En un rincón de mi alma
tengo a mi calle,
y por ella paseo
de tarde en tarde.

Exposición San Miguel foto-poesía.

Foto. Goyo Hueso
Poema. Milagros Morales

Retrato de una madre con un hijo

"No se necesitan ojos para ver cuando se quiere ver"


Fotografía y comentario Goyo Hueso.

Surcos

Voy abriendo surcos
en esa tierra roja del Moncayo.
Poniendo mi corazón
en mi calzado,
voy deshaciendo sus terrones.
Quiero sembrar en ellos esperanza,
dejar que se pudrá y germine
para que le salgan raíces,
y el futuro,
esté poblado de risas y de voces;
para que los pueblos no sean sólo recuerdo
para que florezcan los versos, los amores...
para que la brisa borre el invierno
al besar sus flores.

Foto Francisco Sanchez

Sueño en la calle

Sueño en la calle a la luz de las estrellas
pero el asfalto hace mi sueño pesadilla.
Los mejores sueños son en lechos
calientes y con sábanas.
En mi cabecera la muerte a la utopía
le echa un pulso para ver quien gana.
Mis flores no son flores, son pintadas,
pero mañana de nuevo ,cuando se haga de día,
mendigaré a tu puerta una mirada

Foto Goyo Hueso.

El monte recibe al invierno

El monte recibe el invierno
y las nubes tapan sus cima nevada.
Las carrascas secas esperan
el último viento
que deshoje sus ramas.

La senda se estrecha
entre zarzas y matas
borrando el camino,
y el bosque está oscuro
aunque esté verde el pino.

El monte recibe al invierno
sin brillo y morado.

La luna se pinta los ojos color lila

La luna se pinta los ojos color lila
para seducir al sol todas las noches,
pero el sol cansado de lucir todo el día,
se queda dormido.

Pero si el sol se duerme
¿ como brilla la luna?
Si ella luce sólo,
cuando él la mira.

La noche se ha vuelto
tenebrosa y oscura,
no se vé su reflejo
plateado en el río.

Se muere la luna
en brazos del olvido,
mientras el sol sueña el día de colores.


Foto Goyo Hueso ( Colección grafittis de Tarazona)

Quien sabe de ese pozo.

¿ Quien sabe del pozo
que hay en cada vida?.
Ese pozo en que te encuentras
hundido y sin cuerda
en la vigilia del alba.
Ese lugar siniestro y oscuro
donde nunca amanece,
donde todos los mensajes que recibes
son los ecos de tus propios temores.

¡Quien sabe de ese pozo!
Si fuera la luz brilla tanto
que sus destellos lo tapan,
si nuestras palabras
dicen lo contrario,
si la imagen que proyectamos
es tan clara...

Quien sabe de ese pozo
si es individual
y de diseño único,
si no tiene camino
ni motivo aparente.

Foto Goyo Hueso.

Un laberinto

El laberinto del amor
nos estruja el cerebro,
hasta reducirnos a la nada,
y así nos enreda en su tela de araña.
Se nos vá tragando en una regresión
y nos acaba metiendo en su prisión.
Por eso por amor
somos capaces de tantas locuras,
de abrir ventanas
que dan a la nada,
de excavar túneles en la roca viva...

Pero los barrotes del amor liberan:
poseídos por él somos capaces,
de grandes ideas,
de grandes libertades.
Atados por su cuerda
desatamos la capacidad que tenemos
de alcanzar lo inalcanzable,
de liberarnos de nosotros mismos,
de hallar nuevas salidas,
de poner un brillo a la vida diferente y nuevo...

Por eso es un laberinto el amor:
nos ata y nos libera
nos reduce a la nada y nos proyecta al "todo".

Foto Goyo Hueso.( Colección grafittis de Tarazona)

Sobreviviré

Sobreviviré
a la caída de mis hojas.
Aguantaré desnudo el invierno
y la nieve.
En silencio llevaré este despojarse breve,
alfombrando la tierra.
Sobreviviré
al sin sentido,
del atardecer tan frío
y la noche sin estrellas.
Así me haré fuerte y creceré.
Y al final cuando de esta pesadilla despierte
notaré, de nuevo en mis ramas otros brotes,
que me empujen a apostar por la vida.

Foto. Milagros

Una caricia de otoño

Cuando mi árbol estaba a punto de tirar sus hojas,
cuando ya algunas cosas eran sólo recuerdo,
cuando pensaba que los milagros no existían,
cuando creía que nada consiguiría moverme...

Sucedió que el otoño acarició mis hojas,
y yo sentí la primavera correr por su sabia ya caduca.

Desde entonces mis hojas no envidian a las más bellas flores.

Foto Goyo Hueso

Atardecer de Octubre

Quiero ante la noche,
que comienza a ser fría,
ser un atardecer de Octubre
y recibirla,
con una explosión de calidez
y de ternura,
que encienda mi cielo.

Quiero apagarme brillando;

para que el tránsito a la noche
esté iluminado,
y la oscuridad sea
prolongación del día.

Así seré amanecer de nuevo.

Fotografía Francisco

Tarde de Noviembre

La tarde de pronto era fria.
El viento provocó
una tormenta de hojas caídas,
y el cielo se volvió oscuro.

De nuevo una grieta
en la tierra se abría,
y un río de fuego
fluía profundo.

Pero era un fuego
sin hoguera y sin humo,
que no calentaba
al corazón desnudo.

Foto Goyo Hueso( colección grafittis de Tarazona)

El secreto

Por fín;

por fín he descubierto el secreto

para que no te vayas:

Abrirte mi mano y dejarte volar.

Desentenderme de tí,

y no contar el tiempo.

Por fin he descubierto,

que lo que más nos ata

es la libertad.

Saber que no tiene cadenas un " te quiero".

La empinada cuesta

Estoy subiendo la empinada cuesta

en este otoño desolado.

Por las grietas de las piedras milenarias

asoman hierbajos ya secos.

Las zarzas del camino muestran restos, de frutos

ya momificados.

La casa ya casi derruida,

tiene el cerrojo de su puerta echado;

y las campanas del reloj de la torre

recuerdan, que la vida no espera.

El viento levanta las hojas del suelo

y su sonido aterra,

a las palomas que en desbandada huyen.

Estoy subiendo la empinada cuesta en este otoño sola,

sin sol y con nubes.

Soy de barro

Soy de barro,
por eso me deshago en un día de lluvia,
y me resulta difícil ser una cometa.

Soy de barro
tan débil, tan frágil,
que un pequeño golpe me rompe y me inquieta.

Soy de barro,
pero, ¿ te imaginas cuando soy capaz de modelarlo ?
¡ Que alegría tan inmensa!.
Hacer de mí un recipiente útil,
que te pueda ofrecer, que lo puedas usar…
Es algo tan grande,
que no lo sé explicar.

Fotografía Goyo Hueso

Vuelan

No es que mis versos se hayan agotado,
es que les han salido alas;
y se encuentran prisioneros de todas las palabras,
del papel y la idea.

Mis versos se han vuelto:
caricia, beso, abrazo....

¡¡ Y VUELAN !!

sin que haya miradas que al leerlos los frenen,
por encima de que los entiendan...

Mas allá de lo que son ellos mismos.

Sabor a gris

La inmensidad del mundo
tiene sabor a gris.
Dime de qué materia
está hecho tu corazón.
Miles de sombras
en la noche se agitan,
montones de respuestas
de preguntas mudas,
millares de incógnitas
como gatos asustados encerradas
en la mente del hombre.
Dime: ¿en que revuelta
se ha escondido el alba?

El reloj da siempre
la misma hora:
Una noche sin fin extendida.

Sangre,
angustia,
llanto sin color…

Dime cual es tu rostro,
y el mío,
y el de tantos habitantes de la noche.

Dime a qué nuevos espantos,
sonarán las campanas.

La tierra negra,
los surcos quemados y podridos,
las voces anónimas,
la soledad…

Y el alma en una jaula de leones hambrientos.

Foto Goyo Hueso

La madera del rosal

No entiendo nada,
resulta tan extraño...
Mi amistad fue una rosa
que muere en el otoño.
Primero la insistencia
de su riego y cuidado,
logró su lozanía;
después su indiferencia,
la deshoja y marchita.
LE HACE DAÑO.
Pero así es la vida:
hay tantas rosas muertas,
que fueron un regalo
fugaz y abandonado...
Dieron toda su vida,
por instante sólo.
¿Que madera será la del rosal
que sigue dando rosas pese a todo?

Fotografía Francisco.

El farol de mi calle

El farol de mi calle, alumbra noche y día,
y su luz proyecta, sombras en el alma.
Sombras que reflejan
el abandono y el olvido,
de los que prefirieron otras calles.
Mi calle se ha quedado desolada, con mirada caída, y mendigante.
El farol de mi calle,
no alumbra ya a vecinos en noches estivales,
tampoco es el blanco de los niños jugando,
ni quita intimidad a besos de portales.
El farol de mi calle
simplemente, luce;
y se rompe mi corazón en mil cristales,
cuando a su luz comprendo:
que la realidad traiciona al sueño.

Foto Goyo Hueso
Poema Milagros Morales ( exposición foto-poesia San Miguel -08 )

Viaje a ningún lugar

Con alas de mariposa
quiso cruzar el océano,
de ola en ola chupando su néctar;
pero la sal oxidó sus alas
y su piel escorada,
semejaba una playa desierta.
Siguió a la deriva hasta hundirse
entre algas y barro
sin hallar la respuesta,
de por qué su reja seguía cerrada
aún estando muerta.

Fotografía Goyo Hueso.

Camino a la felicidad

No estés triste,
las lágrimas son ríos
sin vega y sin cauce.
Ven, mi paraguas es grande;
daremos un paseo por el parque
y diremos adiós a las hojas caídas.

Todavía hay camino por delante.


***

No me arrepiento del tiempo vivido,
de todas mis sonrisas,
de todos mis abrazos.
Tampoco de las veces
que yo no he sabido,
ser perfume o bálsamo.
En todo este tiempo,
aprender he intentado.
Nadie nace andado.

Fotografía Goyo Hueso