Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012
Comparto con vosotros este audio que me ha enviado
Jorge del Nozal
Excelente rapsoda como podeis comprobar con una voz muy bonita.
Su blog es http://www.duendepoeta.blogspot.com/
Espero que os guste.
                                                                   " Muchas gracias Jorge"

Profecía.

Esculturas de Antonio López.

Museo Bellas Artes de Bilbao.


Hombre de bronce duro e inflexible que crees tener el poder

 y el control  de tu entorno en tus atributosmasculinos;  no eres  más que un simple dinosaurio. La nueva era será contorsionista por ley naturalse acabará tu ciclo. Sobrevivirá solamente la ternura.
Foto Goyo Hueso.

Decisión.

Para Mar.
Desde hoy decido dejar que corran muchas fuentes; no puedo beber agua de todas. Para quitar mi sed no necesito tantas mi sedno es extrema tampoco pretenciosa. Para qué complicarme si la que bebo es clara, si es agua potable que no contamina, si es fresca y rica en sales minerales. Además , no vivo en el desierto, ni el esfuerzode mi vidalas demanda . Las fuentes no son mias , son de todos. Beberéde la más cerca de casa.

¡¡ Muchas felicidades !!



Si supieras

Si supieras que la escarcha de mi alba la conviertes en rocio, si fueras consciente de que todo adquiere contigo un brillo nuevo, dejarías de echar raíces que al arrancarlasforman socabones. Demasiado ocupado en extendertu paja, te olvidas del pan recien cocido que en mi mesa te espera y te calma. Prefieres ser parte de la bandada de tordos que comen las migajas, de cosechas ya recogidas, a ser granero  en el invierno.

La utopía

Desde mi nacimiento,
la utopía corre por mis venas
haciendo con ellas un circuito
de fórmula uno. No puedo detenerme en el desánimo,
 debo comenzar y acabar la carrera
cada día; y  sería gris  el recorrido
si no tuviera la certeza
de que están  en la meta los colores. La utopía es el redoble
que bombea mi llegada.

Foto Goyo Hueso.

Credo

Credo
Creo en la justicia del justo, en la honradez de quien no toma lo ajeno, enquien prioriza el respeto a la vida ysiembra  con empeño.
En quienes incapaz de vivir en palacios cuandohay puentesllenos, en los capitanesque no abandonan   el barco los primeros.
En los albañiles que restauranel alma para que no se hunda en la miseria, en quienesson megáfono del pueblo, en las instituciones sin altares ni escaleras.
Mientras no haya un cambio de moral en el sistema, seguiremos viviendo en la calle de 

“Sálvese quien pueda”

Balada de las venas sin aire

Mi sangre extraída y entubada
Mi sangre extraída y entubada, como las faldas
que vestían mi juventud,
en nueve tubos; etiquetada con un código de barras,
tapada con el arco iris,
es llevada junto a otras
a un laboratorio. ¿ Comprenderé por qué mi sangre es cerezo,
por qué está tan enraizada,
por qué siento con tanto brío? O quizá lo único que sabré será
el azúcar que contiene,
el hierro,el colesterol,los triglicéridos… A ellos atribuirán mi desilusión
y mi cansancio. ¡ Que sabrá la medicina de los verdes pastos!
Foto Goyo Hueso.

Balada del incienso innecesario

Hay trajes que te quedan demasiado apretados. En la vida y en la muerte encorsetados, sólo hay un lucero en el cielo claro. Cubren con incienso olores que son humanos para ahuyentar gaviotas en los barcos naufragados; pero hay huecos que no sirven de refugio del miedo, las flores de plástico no son veleros. Prefiero que la noche me sorprenda con sueño sin peso en las pestañas de esos recuerdos que hacen rocío al alba. Mi barca está en la playa con anclaje y remos. Foto Goyo Hueso.

Balada de un martes al sol.

Una llamada intrascendente acomodó a la desilusión en el banco al sol y no dejó lugar para sus destellos. Hay nacimientos que son palmeras en playas que no tienen ni náufragos. No hay escaleras que alcancen todos los destinos ni bombillas eternas. Hoy hace un frio descosido
Foto Goyo Hueso.

Balada del recuerdo selectivo.

Ya nadie recuerda los cuerpos sin lápidas de las hojas que el otoño sacudió con el viento. Ni la desconexión no anunciada del sonido del mar. En túneles subterráneos sobreviven aún conciencias casi ciegas. Esperan un amanecer sin veneno para las águilas.

Foto Goyo Hueso.

Balada de la crisis rosa

Balada de la crisis rosa.
En la peluqueria veo: Las mansiones en la prensa rosa, los yates en la prensa rosa, las fiestas en la prensa rosa, la cirugia estética en la prensa rosa, las joyas en la prensa rosa, las pieles en la prensa rosa…
La vida llena de emociones.
Y le digo a la peluquera que me rape el pelo para que así no me lo tomen.

Foto Goyo Hueso.

Balada de una mente liberada.

Voy al estercolero a recoger la humanidad que en bolsas de plástico tiraron al contenedor los poderosos. Vaciaron sus armarios para llenarlos de avaricia.
Me pregunto:
¿ Será lo mismo el amor reciclado?
¿Conservará su poderes nutritivos?
Es necesario para alimentar al mundo.
¿ Cómo es posible construir una mansión sin ventanas
abiertas a vida y cincuenta retretes?. ¿ Cuanto menos se ve más se defeca?.
Huir de la realidad es como caer en una ciénaga de aguas residuales; antes o después te bebes tu propia porqueria.
Foto Goyo Hueso.

Esa dualidad.

Esa dualidad que siempre me acompaña con la que a veces floto y otras me hundo. Esa, que a veces, me hace sentir entera y otras loncheada. Esa que aplaudo y abucheo según la circunstancia o el motivo. Ese dos en uno , o uno en dos, que me vacia y me llena. Esa soy yo: Eterna lucha. "Agua y tierra"
Foto Goyo Hueso.

Debe continuar el espectáculo.

A  Emmaluna.

Debe continuar el espectáculo; los focos se encienden y dejan en tinieblas los seismos. Se detiene el tiempo. Como si se tratara de un alumbramiento nace una nueva luz que trasciende la materia: Una luz mariposa. Con ella te elevas, haces el amor con el vacio, dominas la inseguridad  con equilibrios… Te sientes tan ligera que incluso te atreves a beber de las flores.

En mis delirios de noches desveladas.

En el Medievo de la indiferencia busco esa imagen quecreé y no la encuentro. Por las calles estrechas, sospechosas, está la noche tan  quieta y tan vacía, que las antorchas son derroche. No quiero que sefundan mis estrellas sintiéndome brasa apagada. Voy a ponerme mi armadurade hierro y no permitiré que me tire el galope, no luchare frente a frentecon nada caliente o frío el acero mata. Ya no tiene sentido
que me arrodille en tierra; no existe almena, ni corcel, ni camino. Se ha quedado el inviernosin sayo pero no quiere serun mendigo; renuncia a las cruzadas que conquistan con sangre valijasde diamantes y de oro. No hay riquezas que comprenun trono, ni un jergónde caricias y de besos. Entre rejaste encerraré y tiraré la llave. Las trompetas anuncian un torneo de cometas castrados
sin escudoni reino. Abandono el combate, tuya entera es la arena. Arena es el triunfo si se disfruta solo.

Foto Goyo Hueso.


Amanecer

Amanezco con la luz desvestida. Todavía por construir mi historia son torres a lo lejos los recuerdos,  y el presente cesped a mis pies. Las farolas se despiden de las sombras y saludan al sol que las apaga. Todo es relativo , incluso el alba, cuando despiertas otro día. Foto Goyo Hueso.

Playa virtual.

A veces, dudo si es virtual esta playa en la que me baño en invierno. El agua fría hace crujir mis huesos a la espera, ácida como el limón, de que me seque el sol. ¿Es verosimil esta desazón, o quizá es la sal que ya he tragado antes?
Un escalofrío hace un monte en cada uno de mis poros.

Milagros Morales.


Foto Goyo Hueso.



Retratos desconstruidos.

Simplifique los trazos que me definían para quedarme sin presencia; creí que así evitaría el estrés que la apariencia origina. Escondería siglos de genética heredada, y limpia de los lunares que me identifican, quedaría en paz en el anonimato. Pero ha sucedido todo lo contrario: Ser distinto diferencia y señala. Corren ríos de tinta,bochorno de palabras… Lo que más desnuda es ser tu mismo.
Foto Goyo Hueso. ( Retratos desconstruidos)
Esperaba el adviento como caballo galopante

Esperaba el adviento como caballo galopante en libertad. Un chute de adrenalina me transformaba en tibia laguna. Se erizaban mis poros, se llenaban mis cántaros, me sentía recorrida por hormigas… Toda yo… Arcilla . Relámpago en una apocalipsis que me fundía en el leve contacto .


Milagros.