Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014
La incertidumbre me envuelve
como una niebla baja que desdibuja
el camino.

Mi miedo es encellada;

aún así río,no quiero que se note.

Él ,es un joven arroyo
y yo bebo en su danza.

Imposible que la risa no sea un salvavidas.

Cuando llega la noche
salen de su escondite todos mis fantasmas
y me clavan un puñado de alfileres
en mi estómago.

Entonces el vértigo se apodera de mi mente
e intento convencerme de que
son incorpóreos,
pero,
que más da como sean si es real el dolor.

 Si siempre los idealismos  tienen más poder
que las certezas.

Milagros.


Foto Goyo Hueso.


Ya es hora de que me quite peso.


Quitarme por ejemplo
las ramas carcomidas.
Esas que ya no brotan.

Me siento humillado
y es tan grande mi sombra...
Ya es hora de podarlas
para que el viento fresco
me recorra y renueve.
Hice grande mi copa
pero no alcanzó el cielo,
al contrario,
fue viacrucis mi otoño
y ahora pido auxilio.




Me vaciaré de mis piedras, de ese estar sin estar  que a veces se apodera de mí; porque percibo  que aunque sea invierno verdea mi tierra, y es reclamo de vuelos aún no incubados.