miércoles, 8 de marzo de 2017

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.



1 comentario:

María Socorro Luis dijo...

Hay tantas contradicciones en nuestro comportamiento...

Un abrazo de sábado, Mila.