Ir al contenido principal

Flor de cactus



Eres efímera,
un milagro,
abierta,
entre espinas,
serena,
esperanza,
regalo,
breve,
intensa,
bella…

VIDA.


Foto. Geneviéve Bourgeat

Comentarios

caracola ha dicho que…
Bella, intensa, serena, regalo..., MILAGROS.

Abrazo.
MarianGardi ha dicho que…
Tu si que eres un Milagro...
Y tus versos flores que nos ofreces, indiscutible, llenas de variedades y colorido.
Un fuertisimo abrazo
Javier Sánchez Menéndez ha dicho que…
La descripción de la vida en palabras, tan fácil y tan difícil.

Un abrazo.
Carla ha dicho que…
Un canto a la vida lo que escribiste Milagros! Precioso!
María Laura ha dicho que…
flor de cactus!!!
la preferida del colibrí!!

besitos.
Edurne ha dicho que…
La verdad que sí, es bella, pequeña, sencilla y todo eso tan bonito que tú dices.
Como la vida misma!
Besitos!
Maribel ha dicho que…
Hola Milagros,

qué bonitas poesías escribes, eres todo sensibilidad.

Un beso fuerte y gracias por visitarte,

Maribel
Adolfo Payés ha dicho que…
Hermoso como siempre.

un gusto leerte

saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo

besos
Manolo Jiménez ha dicho que…
Tu sensibilidad es tan grande como pequeña la flor del cactus.

Abrazos.
M. Angel ha dicho que…
FLOR DE CACTUS.

Mi comentario es...
Todo lo que plasmas en tus versos

Es... TU IMAGEN.

Abrazo
salvadorpliego ha dicho que…
Todo eso cabe en la vida misma... Se siente apasionada esta obra.

Un placer leerte.
Cecy ha dicho que…
Tan bonita, como el Milagro de la vida y la amistad.

Muchos besos.
Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
...mi milagros , del poema en flor , siempre ,conciso , exacto y con las palabras claves para sentir...mi alma estara como un lujo al leerte cautivado...jose ramon...---
Celia ha dicho que…
Efímera y bella, si sabemos escurrir los momentos de la vida, y la belleza de la flor.
Precioso.
Un beso
Jorge Martin ha dicho que…
es la esencia de la vida misma. Del dia dia reflejada en una flor. Como la vida misma bella y dura, compleja y estupenda...nos leemos
ruben ha dicho que…
Diez palabras bastan para definir la vida.Sencillo y profundo tu poema.
ana ha dicho que…
Llevo un rato disfrutando del edelweis (no se si lo he escrito bien, pero si se que es una flor de montaña), ese sauce lloron porque siempre tiene que haber daños colaterales, y ahora esta flor de cactus, que a mi me encanta. Pronto saldrán las mías, y tengo exactamente el cactus que da la flor de la foto.

Por la noche se cierra. Y luego por el día vuelve a lucir toda su belleza.

Hay personas que piensan que los cactus son feos, que miren la flor y luego lo vuelvan a decir.

Un besitoooooo.
MiLaGroS ha dicho que…
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios, vuestras palabras amables , vuestras caricias al alma como dice mi amiga Cecy. Vosotros cada día me regalais una rosa y por vosotros continúo. Os quiero a todos. milagros
Alicia Abatilli ha dicho que…
Las flores de cactus tienen la belleza de lo simple, de lo eterno y valiente.
Me gustan muchísimo.
Te dejo un abrazo, Milagros.
Alicia

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.