Ir al contenido principal

Para vivir.




No puedo permitirme penumbras que me abriguen
ni el calor de la cama;
cada día
plegaré las cortinas para que entre el sol.

Llenaré con proyectos los silencios,

dispersaré emociones obsesivas,
ampliaré mi horizonte hasta quedar pequeño,
tanto,
que deje de pesarme lo que cargo en mi espalda.
Con mis flores
fingiré primaveras en invierno,
y así,
pasará inadvertida la tragedia en la acera
de tantos árboles podados. 

Comentarios

Ana Márquez ha dicho que…
Qué hermoso, Milagros, qué bien responde tu nombre a tu corazón. Eres un milagro hecho poesía :-)

Un beso grande y espero que estés pasando unas deliciosas fiestas.
Diego Gomez ha dicho que…
Saludos Milagros... que buena publicación.

Gracias por compartirla, un abrazo y te deseo un prospero año nuevo..

Lion
www.sintemario.com
Mery Larrinua ha dicho que…
Hermosos versos!
un abrazo
Leo ha dicho que…
Bello poema querida amiga, gracias por tu estar y compartir, que el nuevo año se te presente tan dichoso que todos tus proyectos se hagan realidad. Abrazos.
Leonor.
La Nebulosa ha dicho que…
Para vivir no quiero
islas, palacios, torres.
¡Qué alegría más alta:
vivir en los pronombres!
(Pedro Salinas)

Buen 2013!
Ruben Callejas ha dicho que…
Lindo poema , nunca la primavera es falsa , en nosotros siempre florece la vida
un abrazo , y si un día tenes ganas y tiempo te espero en “Les dije que me llevaran al medico “ blog de poesía www.rubendariocallejas.blogspot.com.ar
Ruben Callejas ha dicho que…
Lindo poema , nunca la primavera es falsa , en nosotros siempre florece la vida
un abrazo , y si un día tenes ganas y tiempo te espero en “Les dije que me llevaran al medico “ blog de poesía www.rubendariocallejas.blogspot.com.ar

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.