Ir al contenido principal

Caminos.



Caminos



Se van sucediendo los senderos
uno tras otro.
Todos parecen llevar al mismo destino,
pero el camino sigue
sigue
y
s
i
g
u
e.

Llega un momento en que te paras
-te quedas sin zapatos-
pero continúa, ahí, retándote
y tú no puedes dejar de mirarlo.

Lloras de impotencia
y te quedas rendida
en cualquier ribazo de los campos
teñidos con tu propia soledad.

Peregrina sin futuro ni retorno.


Gracias por leerme. 



Comentarios

Rocío ha dicho que…
Precioso.

Besos.
MarianGardi ha dicho que…
Bellos versos del camino.
Me gustaron.
Milagros, en mi blog tienes el prologo y la portada de mi Ensayo de Metafísica que sale ésta Primavera al mercado literario, espero te guste.
Un abrazo querida amiga
Luis Salares ha dicho que…
El camino tiene vueltas y revueltas, es tan desconocido como aventurero y doloroso...pero nos queda más remedio que enfrentarlo, con zapatos o sin ellos, solos o acompañados. Un saludo.
Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
recomenzar es saber empezar...

saludos MILAGROS.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.