Ir al contenido principal

Espuma de ola.



Tu espuma de ola intermitente
invade mis pasos en la playa.
Luego te vas dejando húmedo
el hueco de mi estómago
y salado es de nuevo mi destino.


Foto Roque Soto.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
"Hacia delante y hacia atrás, las olas solo nos muestran la indecisión del mar."
http://www.youtube.com/watch?v=ffqYODYpA24
Amando García Nuño ha dicho que…
Peligro, los huecos de estómagos humedecidos, tienden a llenarse de malezas y herrumbre. Tú verás.
Abracitos
Si tan solo el basto océano me bastara para encontrar tus sonrisas. Que grande!! Me gusta
José Ramón ha dicho que…
Milagros muy lindo Feliz Semana Saludos

Mi nuevo blog:
http://comprenderysaber.blogspot.com.es/
Alicia María Abatilli ha dicho que…
Milagros, esa espuma dibuja e invade mis silencios.
Un abrazo.
natu.realeza ha dicho que…
me encanto...

http://naturealeza2.blogspot.com/
Edelweis Cerca del mar ha dicho que…
Quisiera ser el aire
que escapa de tu boca

quisiera ser la sal
para escozer tus heridas

Esa ola que viene y va
que nos envuelve con su sonido

y ese olor que nos penetra
en el alma

Un bezaso

me gustan tus poesias
Miguel Soriente ha dicho que…
El mar, desconocido implacable, envuelve su cuerpo y deja restos de sal sobre su piel, le arranca risas inocentes, se adueña de ella con su ir y venir, y la comparte con la arena, se disfraza de espuma para saborearla hasta el final.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.