Ir al contenido principal

CONDICIÓN INHUMANA



 Es cilicio el silencio,la apatía  castigo,
la afonía no interesa en la coral del frac.
Se quedan incrustadas las palabras no dichas
cual  cristales pequeños de una conciencia rota.

No queda nada por decir si nadie te escucha,
aún así intentas ver por qué fisura accedes
al corazón del otro,cuando en verdad nada hay.

Pero cuando te das cuenta ya estás desangrada,
y en tu charco ya no quedan reflejos de luna. 
.
Sólo es un gran abismo sórdido y anhelante.






foto Goyo Hueso.

Comentarios

Fernando ha dicho que…
Yo te escucho, al menos leo tu poema. Una mujer como tú, con todos esos tesoros que nos muestras,mo puede pensar en abismos tenebrosos, sino en la felicidad que te rodea y llena de ternura rus sntimientos. Por favor, envíanos esa ternura y olvida los momentos difíciles. Un saludo muy cordial.
The Sacsi ha dicho que…
hola buenos dias a todo muy buena pagina .. si pueden me visitan ami pasiga. . gracias http://entraenamorado.blogspot.com/
Naufratida ha dicho que…
Precioso. Preciosa la estructura además. Un tacto certero.
Un saludo cordial

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.