Ir al contenido principal

¿ Cómo?


( Poema inspirado en la fotografía)

Te he parido en el destiempo,
quiero criarte pero no hay más horas.
Vives y no puedo abandonarte,
pero tampoco atravesar el tiempo.

¿ Cómo aprender a vivir en desencuentro,
llegando siempre tarde ?

¡ Cómo hacer mis entrañas de piedra
para poder resistir el desarraigo
de tu cuna vacía;
sin amamantar anhelos!

Foto Goyo Hueso.

Comentarios

Edurne ha dicho que…
Toma ya! Me ha dejado impactada! Qué fuerte es la maternidad, es algo que no puede explicarse por mucho que se quiera...
Ese dolor, ese darlo todo, ese querer y no poder, ese...
Me ha encantado, cortito, conciso, terrible!
Besos orilleros!
Ricardo ha dicho que…
Excelente poema Milagros. Yo no soy ningún maestro ni experto sólo comparto lo que sé. He dejado en mi blog la reseña de un libro que me ayudó mucho en su momento, por si puede ayudar a alguien más.

Un saludo.
María (lady) ha dicho que…
Hola guapa!
Tengo que rumiarlo digerirlo ... y entre tanto, date un paseito por mi escalera, vale?
Abrazos
M. Angel ha dicho que…
Milagros.Tus versos son "milagros" que de ti afloran, de todo haces versos, y con ellos enamoras.

Placer leer tus escritos. Saludos sinceros.
MiLaGroS ha dicho que…
Gracias Edurne me alegro que te haya gustado. Besos también.
milagros
MiLaGroS ha dicho que…
Gracias Ricardo. Se que es así.
Este poema lo tenía escrito hace mucho tiempo y siguiendo tus consejos lo he corregido, así que me alegro que te guste. Si es ecelente tu tienes un poquito de parte. He visto el libro que has dejado ¿ podría conseguirlo por Internet?. Es que en los pueblos lo tenemos más difícil. Tu sigue compartiendo y opinando lo que quieras. Un abrazo. milagros
MiLaGroS ha dicho que…
Hola María. ¿ Pero esto que es?. Esta explosión de premios.ja, ja, ja. Muy agradecida por todo. Un beso. milagros
MiLaGroS ha dicho que…
M. Angel. Muchas gracias. Como siempre eres encantados. Un abrazo
milagros
La Calderón ha dicho que…
Milagros, me gusta tu estilo, he leído varias de tus poesías y me han gustado todas, te envío un saludo desde Monte Grande--Argentina....
Susana.................
MarianGardi ha dicho que…
Uf intento atraparlo pero mas tengo que adivinarlo, o intuirlo.
No lo capto, debod e ser muy tonta o el poema encriptado como dice Roberto de la poesia libre.
En todo caso es una encriptacion bella!!
Un abrazo
MiLaGroS ha dicho que…
Susana , gracias por tu visita. Saludos también hasta Argentina.
milagros
MiLaGroS ha dicho que…
Marian, a lo mejor es que no se quiere dejar atrapar con eso del verso libre a lo mejor de ahora en adelante se nos revelan y no pillamos ni a uno. ja, ja. ja.
Un beso. milagros
Antonio del Camino ha dicho que…
Milagros: Luminoso poema, doloroso poema, ¿desgarrador?

Un abrazo.
estherpino ha dicho que…
Doloroso desgarro de la madre ante la ausencia del hijo.
Me gusta mucho el poema, y también resulta enigmático al leerlo junto a la foto que has buscado.
Un abrazo.
MiLaGroS ha dicho que…
Antonio, muchas gracias. Me alegra que te parezca luminoso sobre todo. Un abrazo. milagros
MiLaGroS ha dicho que…
Esther, los poemas siempre tienen que ser enigmáticos y abiertos a muchas interpretaciones. Al menos eso opino yo. Gracias por tu visita Un beso. milagros

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.