Ir al contenido principal

¿ Por qué me temes?



Nunca sabrás como soy
¿Por qué me temes?
Yo tampoco te conozco,VIDA.

Tú y yo nunca nos encontraremos.

No compartimos el mismo lugar,
el mismo techo,
el mismo asiento,
ni la misma comida…

Cuando yo me apee en tú andén,
en el mismo instante,
tú tomarás tú tren de partida.

Foto Goyo Hueso ( Colección grafittis de Tarazona)

Comentarios

María (lady) ha dicho que…
Precioso poema!
Quizá te sorprenda algún día ... nunca se sabe ... la vida es así.
Recogí tu regalo ¡gracias guapa!
Un beso de fiesta
estherpino ha dicho que…
No queremos hablar ni saber nada de ella, y sin embargo sabemos con toda certeza que antes o después, todos tenemos una cita a la que no podremos faltar.
Yo creo que nos abrirá la puerta a una nueva dimensión donde viviremos "otra" vida, sin volvernos a encontrar con ella.
Un abrazo.
Luisa Arellano ha dicho que…
Nunca se encontrarán... y sin embargo van unidas.

Ya tengo tu enlace en mi blog junto al premio.

Un beso.
M. Angel ha dicho que…
Tu versar es armonía
es esencia de otro cielo
Hermosa tu poesía
Mas, que mariposa en vuelo.

Placer poder leerte.

Saludos sinceros
MiLaGroS ha dicho que…
Maria, Esther, Luisa, M. Angel, Muchas gracias por vuestras visitas y aportaciones que enriquecen este rincón. Un abrazo para todos. milagros

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.