Ir al contenido principal

No veo si existe la libertad



Camino con un bastón
que me indica los obstáculos,
y parece que soy igual que el resto
que marcha sin demora,
y no se detiene a escuchar sus propios pasos.

No veo si existe la libertad.

Vivo a la intemperie, sin seguridades ni certezas;
dependo de que me escuche, me ame , me responda alguien...

Pero a veces, tiene más poder que la realidad, EL SUEÑO.


Foto Goyo Hueso.

Comentarios

Cecy ha dicho que…
Divina.
Que lindo lo has dicho.
Es cierto a veces tien mas poder.
Pero que nos permita seguir soñando.

Besos muchos.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Sí tenemos libertad, siempre y cuando escuchemos nuestros pasos y los de los demás.

Humilde opinión.

Abrazos.
Manolo
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, que soles te iluminan, que astros te protegen,
que dioses te guían, para cada día nos sorprendas con tus bellos poemas.

DEPENDO DE QUE ME ESCUCHE
Que conteste a mis palabras
Que se pare ante mi sombra
y, me abrace cada noche.

Abrazo sincero
Ricardo ha dicho que…
Bonito poema Milagros, sólo una objección "camino" y "camina", evita la repetición el castellano es suficientemente rico como para hacerlo busca un sinónimo que te cuadre y ya está. Es cierto que a veces en los sueños encontramos nuestras certezas, nuestra luz. buen trabajo.

Un beso.
Edurne ha dicho que…
Yo sueño, siempre estoy soñando. Dormida, despierta...
No dejemos nunca de soñar, que el sueño es poderoso, ya lo creo! A veces, hasta se cumplen!
Besitos!
Liliana G. ha dicho que…
No hay peor ceguera que la del que se niega a ver. La libertad está al alcance de la mano, basta estirarla, para poder alcanzarla...
¡Hermosa metáfora!
Besos.
Jose Ramon Santana Vazquez ha dicho que…
...soy un aprendiz de los sueños qu e me llevan la mano del alma y esa hoy va por ti agradecida milagros...un fuerte abrazo desde horas rotas jose ramon
Felipe Sérvulo ha dicho que…
Te expresas bien y con sensibilidad.
Un abrazo.
MarianGardi ha dicho que…
Entre la realidad y el sueño hay un abismo que tenemos que cruzar Milagros
Besos
MiLaGroS ha dicho que…
Cecy. Gracias por estar ahí por tu apoyo y tu ternura.

Manolo. Estoy de acuerdo contigo. Un abrazo y gracias por tu visita

M. Angel. ¿ Que haré yo el día que no encuentre tus versos?. Gracias por tu visita. Un abrazo.

Ricardo. Muchas gracias. Ya lo he cambiado. Gracias por tu ayuda . Un abrazo.

Edurne. Bonita. Muchas gracias por tu visita y comentario. Ojala se cumplan nuestros sueños y el mundo sea mas bello. Un abrazo.

Liliana. Que bonito lo que dices y que optimismo trasmites. Habrá que
alargar el brazo para que la mano la alcance. Un abrazo.

Jose Ramón ya somos dos aprndices de la vida. un abrazo. gracias por visitarme.

Felipe. Muchas gracias. lo mismo opino de ti. Gracias por tu visita. un abrazo.


MarianGardi. pues ya lo cruzaremos
¿ no te parece?. Aunque nos vaya la vida en ello. Gracias por visitarme. un abrazo.

Gracias a todos sois estupendos y
me dais mucha alegría.
Alicia María Abatilli ha dicho que…
A veces el Sueño tiene más realidad que ésta. A veces es preferible a la torpeza de andar a tientas.
Muy bueno, Milagros.
Me gusta tu nombre.
Alicia

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.