Ir al contenido principal

Continuan los premios para todos los seguidores de este blog




Me encantan los regalos que se pueden compartir. Así son regalos de verdad.

Quiero compartir con todos estos premios que me ha enviado:

Manuel Angel. Poeta asturiano del amor y la ternura.www.manuelangelvel.blogspot.com

A algun@s no os he nombrado porque veo que ya los teneis, a otros quizá por olvido momentaneo porque a todos os llevo en el corazón.

Os agradezco enormemente vuestras entradas y vuestros tiernos y bellos comentarios
que me animan tanto y hacen que mi día a día sea más especial.

"Para todos los seguidores de este blog son estos premios
( también para los anónimos que pasais en silencio)"


No me pasais de largo.
Vais puliendo mi cauce
día a día;
arañando mi fondo
para que me quepa más,
sacando de mis profundidades
lo que tengo dormido,
lo perezoso.
Os quedais,
como se quedan mis alegrías
y mis penas;
como se quedan mis añoranzas
y mis encuentros;
como el amor,
la amistad,
la emoción
y la risa.
Sois parte de mi orografía,
de mi frescura
de mi palabra,
de mi silencio.


Disculpad lo he escrito directamente. Nada reposado como me aconseja Ricardo.

¡¡Felicidades a todos!! Gracias.

Comentarios

M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, gracias por el premio me regalas, aun que ya lo tengo expuestos en mi blog,que llegaron a través del blog de Luna, estos viniendo de ti, los guardaré en mi corazón

Esta mañica que escribe
de forma maravillosa
Sus versos son como rosas
Que con maestría exhibe

Abrazo
Anouna ha dicho que…
Milagros, Felicitaciones nuevamente, por tus bellos premios, te los mereces por el gran Talento que tienes.
Y esos versos, aunque espontáneos, son magníficos y grandes, estan tremendamente bellos.

Te abrazo, y te aplaudo.

Anouna
Ana Márquez ha dicho que…
Ops, no sé si te he entendido bien, ¿puedo llevármelos? Mira que yo si me dan lo cojo, eh? jajaja :-D Muchas felicidades, te mereces eso y más, tiene tu corazón la forma de la ternura y su consistencia. Un besazo y gracias.
Carla ha dicho que…
Muy bella la poesia Milagros, preciosa
Liliana G. ha dicho que…
¡Gracias a vos por el premio Milagros! Además, la frescura de tu poema instantáneo es un desbordante manantial de amor.

Muchos besos.
Leo ha dicho que…
Gracias Milagros por tu atención.
En hora buena por estos premios a tus escritos.

Estos poemas son hermosos.

Abrazos, Leonor.
Rosa Cáceres ha dicho que…
Así me gusta también a mí escribir, con toda espontaneidad, sin repasar nada, como si estuviera hablando...claro que falta esa labor de pulido que se realiza en textos más pensados, pero el sentimiento está fresco y pleno en lo no ensayado.
mluisa red ha dicho que…
Mil gracias por tanto regalo. TU ERES EL REGALO... REFLEJAS MUCHA VIDA INTERIOR, UN CORAZÓN MUY NOBLE Y SENCILLO, MUCHA FRATERNIDAD... ¿cÓMO PUEDO DARTE YO UN PREMIO O MIL?
MUCHOS BESOS
María Laura ha dicho que…
HOLA MILAGROS, GRACIAS!!!!!!

ME ENCANTOOOOOOOOOO, ESPECIALMENTE EL DEL ANGEL,
COMO TE HABRÁS DADO CUENTA ESTOY UN POQUITO ATRASADA CON EL BLOG, PUES DESDE EL VIERNES TENGO A MI HIJO EN CASA Y ESTAMOS EN PLENA ADAPTACIÓN,

BESOTES Y GRACIAS, ME LOS LLEVO.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.