Ir al contenido principal

Locura abstracta


Miro sin mirar y ando empanada,
desconectada de esta realidad absurda
en esta locura abstracta.
No se si estoy bien o mal …
Porque tampoco estoy segura de que estoy.

¿ Y si esta vida fuera la otra vida?
¿ Y si estuviera en el infierno?
¿ Y si no tuviera consciencia de que fui ángel,
y las cicatrices de las alas
son las que tanto me duelen y
las que me impiden volar?.
¿ Y quien dice que esta vida es efímera?
Si yo no me siento en este cuerpo,
ni en esta edad, ni en este tiempo.
Si estoy aquí pero no encajo en esta razón
que no admite ningún tipo de locura.
Foto Goyo Hueso ( Colección "Locura abstracta")
Es el nuevo trabajo que hemos comenzado de foto-poesía
que queremos compartir con todos.

Comentarios

Anouna ha dicho que…
¿Hablas de mí? jejejjej

Qué decir, me vi claramente en tú espejo poema.

Ya no sé si es bendita locura abstracta o no, pero que estamos ahí, estamos!

Mi abrazo contigo cada día, aunque no me veas todos los días.

Anouna, abstracta.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Estar y ser, ser y estar.

No existe ninguna locura cuando se es, cuando se está.

Abrazos.
M. Angel ha dicho que…
Tu poesía resalta la verdad de la vida. Estar, y ser. Sin saber si estás, pero sabiendo que existes.

Abrazo

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.