Ir al contenido principal

Espérame

Espérame, voy contigo:
No quiero volar sola.
¿De qué me sirve el vuelo
si no tengo con quien compartirlo?
La libertad y la soledad son amigas
solamente de ocasiones,
porque el cielo cuanto más alto más lejos.

Foto Milagros



Comentarios

Ana ha dicho que…
Milagros...Eres una artista. Me gusta como conjugas tus versos con tus fotografías...

Muchos besitos preciosa.
JUANI ha dicho que…
Hola Milagros, cada día escribes versos más bonitos, son cortitos pero dicen tanto y la foto me encanta.
Un beso.
Felix Casanova Briceño ha dicho que…
Hola milagros. Me encanto leer que la libertad y la soledad son solo amigas de ocasiones.... y es que la necesitamos, pero a pequeños sorbos... Besos
M. Angel ha dicho que…
ESPÉRAME VOY CONTIGO
Quiero contigo volar
Abrigarme, con tu abrigo
Y, con tus besos soñar.

Milagros, tú, y tus versos vuelan a los corazones de tus lectores.

Abrazo siempre sincero
xarleen ha dicho que…
Hace poco vi en mi facultad que buscaban poeta, lo extraño es que no ponian cómo contactar con la persona que lo buscaba.

Volar en libertad, a veces no es tan malo.
Samuel Rego ha dicho que…
No vuelas sola, sólo es que vas delante marcando camino con versos como éste.
Yo te sigo.
Un beso.
Antonio ha dicho que…
¿De qué me sirve lo que tengo si no puedo compartirlo? Precioso y cargado de mensaje. La soledad es el tiempo silente donde se fragua la amistad.
Un saludo afectuoso
MarianGardi ha dicho que…
¡Que bien vuelas Milagros!
Tus vuelo poetico es de Aguila, ¿quién podrá ver con tus ojos?
Que hermosas verdades dices ¿qué es la Libertad sin compañía?
Original, me encantó.
Muchos besos
María Laura ha dicho que…
MILAGROS,

¿ESTÁS BIEN?

RECUERDA MI EMAIL,

angel-azul40@hotmail.com

besitos.
Carina Felice ha dicho que…
como para no volar! Pura belleza! Felicitaciones por la foto Mili, creo que tengo competencia en Zaragoza ;)
besotes enormes, querida amiga!
Anouna ha dicho que…
Totalmente cierto, "cuanto más alto más lejos" de todos modos es mejor hacer el viaje en compañía.

Espérame, yo también voy!!!!

Un abrazo grande muy grande, tanto como ese cielo tan alto, Un millón pa´la Luna.

Anouna
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros...

Volar en compañía de tus versos es un placentero momento, la soledad se siente acompañada.

Abrazos.
Mariana ha dicho que…
...Epérame
acompáñame seré felíz
en mi vuelo ...sólo contigo



muy bello Milagros!
KUBAN ha dicho que…
Como siempre vengo s reiterarte que me gustan tus versos y tambié a agradecerte tu visita y tus palabras. Un abrazo.
Luis ha dicho que…
Me encantó tu trabajo utilizando la fotografia como un pretxto lírico, si son tuyas delicitaciones porque están magníficas, se parece a lo que busco generar en mi blog.
En cuanto a los versos existen oasiones en que la soledad pasa a ser una elección, una forma de plantearse ante la vida, con sus sabores y sinsabores, al iual que la vida compartida.
Un abrazo
unaimagenpalabrasmil.blogspot.com
E.P.E. ha dicho que…
Gracias por compartir tan bellas letras, es un placer inmenso tenerte como amiga,y abrazos.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Rendido ante las formas y ante el mensaje. Ante el texto y la imagen.

Vuelas alto, muy alto, Milagros.

Abrazos.
Ana Márquez ha dicho que…
Fíjate, a mí el cielo cuanto más alto, más cerca me parece, y más dentro... Pero yo estoy un poco p'allá :-D

Precioso. Un besazo
Annabel Lee ha dicho que…
lindas palabras en poesia, gracias por deleitarnos con tus escritos.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.