Ir al contenido principal

Cómo




Cómo convencer a mi corazón 
para que suelte el lastre y así volar con él. 
Mirar la vida con distancia y no sufrir más 
el desasosiego de girar en remolino,
sobre la misma causa, una y mil veces,
hasta quedar sin la conciencia exacta
para salir yo sola del dolor que me habita.

De qué manera puedo persuadirlo
para que deje de contar espinas
de esos tiempos que fueron y comenzar de cero.

Mi corazón es niño que se queda mirando 
un pastel y me olvida.

Comentarios

Gino Ginoris ha dicho que…
Preguntas eternas, tremendas.
Poética pura.
Abrazo.
Gilberto ha dicho que…
"Mi corazón es niño que se queda mirando un pastel y me olvida"

Fantástico!

Saludos.
Clara ha dicho que…
Tristes versos, donde aflora añoranza de otros tiempos. Convencer a un corazón moldeado con pena no es fácil, pero buscando nuevas ilusiones se puede conseguir, hay que invertir en esfuerzo personal para lograrlo
Abrazos Milagros
Mayte ha dicho que…
Precioso,pura sensibilidad,
Enhorabuena por tu blog
Anónimo ha dicho que…
NOS DAMOS CUENTA DE QUE TODOS TENESMOS EL SAVOR A LA VIDA AJENA Y POR MUY DISTANTE LAS VUESTRA, PERO CON ESAS RAZON SOMO OJOS AJENOS Y CATACUMBAS PROPIAS DE LOS MEJOR SER QUE DE BUEN MANERA NOS ARULLAN Y NOS DESCONSUELA SOLO POR NO TENER LA RAZON POR UN SOLO SER...

JERRYN. 16/04/14

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.