Ir al contenido principal

Cómo




Cómo convencer a mi corazón 
para que suelte el lastre y así volar con él. 
Mirar la vida con distancia y no sufrir más 
el desasosiego de girar en remolino,
sobre la misma causa, una y mil veces,
hasta quedar sin la conciencia exacta
para salir yo sola del dolor que me habita.

De qué manera puedo persuadirlo
para que deje de contar espinas
de esos tiempos que fueron y comenzar de cero.

Mi corazón es niño que se queda mirando 
un pastel y me olvida.

Comentarios

Gino Ginoris ha dicho que…
Preguntas eternas, tremendas.
Poética pura.
Abrazo.
Gilbert1 ha dicho que…
"Mi corazón es niño que se queda mirando un pastel y me olvida"

Fantástico!

Saludos.
Clara ha dicho que…
Tristes versos, donde aflora añoranza de otros tiempos. Convencer a un corazón moldeado con pena no es fácil, pero buscando nuevas ilusiones se puede conseguir, hay que invertir en esfuerzo personal para lograrlo
Abrazos Milagros
Mayte ha dicho que…
Precioso,pura sensibilidad,
Enhorabuena por tu blog
Anónimo ha dicho que…
NOS DAMOS CUENTA DE QUE TODOS TENESMOS EL SAVOR A LA VIDA AJENA Y POR MUY DISTANTE LAS VUESTRA, PERO CON ESAS RAZON SOMO OJOS AJENOS Y CATACUMBAS PROPIAS DE LOS MEJOR SER QUE DE BUEN MANERA NOS ARULLAN Y NOS DESCONSUELA SOLO POR NO TENER LA RAZON POR UN SOLO SER...

JERRYN. 16/04/14

Entradas populares de este blog

De vuelta.

 Vuelvo después de estar perdida  por mundos que me han hecho menos buena. Al menos más desconfiada.  Esta todo tan lleno de hipocresía y de amistad interesada la poesía en manos de pseudo poetas que ignoran a quien no mercadea con sus versos.

Duele

Duele que se haga de día  y ver que durante la noche has caminado por un estercolero sin verlo ni notarlo y estar rodeada de basura que no sirven para nada . Montañas de vivencias desechables, sin reciclaje, te cortan el paso sin avance posible. Duele y te sientes estúpida. Pero te das cuenta que no caminas sola , muchos otros caminan de vuelta con el amanecer, y vas equipada para dejar atrás tus despojos.

Reir entre las olas

Nunca tuve una venda en los ojos. Siempre supe que para alumbrarte tenía que preñarme de sueños. Sabía que este iba a ser el tributo: Nada es gratis y menos para el alma. Pero no podía dejarte sin tu génesis que me supera y me trasciende. Por eso me embarqué en la travesía más arriesgada de mi historia; y aquí estoy flotando en una tabla resto de un naufragio de emociones. Pero tú vuelas libre, por ti mismo, y eso me hace reír entre las olas. Foto Milagros