Ir al contenido principal



En el viejo molino
habitado por años,
 hierba oculta los restos
del camino trazado.

En el viejo molino
se siente aún el pasado
repleto de los ecos
de chiquillos jugando.
Marineros de río
son de juncos sus barcos
y ellos corren tras ellos
por la orilla descalzos.

En el viejo molino
ya no habita el verano,
ni el olor a pan tierno,
Todo se ha desconchado.

La historia a los sencillos
nos trata cual bastardos.

Comentarios

Alicia Abatilli ha dicho que…
Lástima del molino y la falta del pan recién horneado.
La fotogría me recuerda la casa de mi niñez, lo mismo tu poesía.
Gracias.
german ha dicho que…
https://m.facebook.com/LaPoesiaEstaPresenteYFlotaEnElAmbiete?_mn_=11&refid=17
Por favor unansen like soy poeta y quiero apoyar talentos nuevos y antiguos gracias
Licaón ha dicho que…
Muy buen poema Milagros, pero sobre todo me encantan los dos últimos versos. Llevo un tiempo siguiéndote (casi desde que empecé a tener un blog, pero tampoco hace mucho de eso =)). Un saludo, y felicidades por todo lo que escribes!

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.