Ir al contenido principal

crisis


No, señores poderosos,
no somos números.
Debajo de estas cruces hay cadáveres
que ustedes enterraron con rostro,
hoy calaveras.
Sueños de arco iris yacen partidos,
sin puente de retorno,
bajo la tierra.

Foto Goyo Hueso


Comentarios

Cecy ha dicho que…
Excelente reflexion, que deberia ser oida, para que no haya mas arco iris partidos.

Besos.
Adolfo Payés ha dicho que…
Aplausos ante tu reflexión.. excelente..

BRAVOS miles de BRAVOS..


Un abrazo
Saludos fraternos..
thoti ha dicho que…
.. los poderosos siempre están haciendo números para que les salgan sus cuentas..
.. me gustó mucho..
.. besos, poeta..
Felix Casanova Briceño ha dicho que…
Hermoso y cierto. Me encantó. Muchos saludos..
Manolo Jiménez ha dicho que…
Rotundidad en el sentir, fuerza al expresarlo, clamor que salta desde la pantalla.

Abrazos.
María Socorro Luis ha dicho que…
Un latigazo, Milagros.Tu poema es temblor, es desafío...

Mas aplausos. Soco
M. Angel ha dicho que…
Milagros, excelente reflexión.
Tus versos traen el clamor de los que hablar no pueden.

Abrazo
Carina Felice ha dicho que…
me gusta que saques la rabia.
Asi se habla!
Foto maravillosa, Felicitaciones Goyo.
Anouna ha dicho que…
No señores poderosos
nadie olvidará que tuvimos sueños
que sentimoos la lluvia en nuetras caras y vimos los colores de un arco iris sobre nuestras cabezas.
Nadie nos olvidará porque seguimos
latente en la memoria de quienes nos amaron.

Milagros, quise hacer una voz contigo, amiga. Hay memorias que lastiman, y hay que hablarlas, cantarlas, recitarlas, para que no se olvide ninguna historia, ni ningun sueño de los rostros que fueron.

Te abrazo fuertemente querida amiga, quiero que sientas mi abrazo con la misma intensidad que te lo dejo.

Anouna
MarianGardi ha dicho que…
Preciosos versos Milagros.
Haz una cosa por el bien de tus comentaristas, ves a configuración y luego a comentarios y alli busca donde dice: ¿Mostrar verificación de la palabra para comentarios? Y pones un No, ya que es mejor para dejar comentarios sin que salga la palabreja de verificación.
Muchos besos
Ricardo ha dicho que…
Excelente poema Milagros, podemos ser números pero no matarán nuestros sueños.

Un beso.
Edurne ha dicho que…
La verdad es que esto es muy gráfico, demasiado como para obviarlo. Muy fuerte, muy real... demasiado!

Besitos en crisis de estornudos y trancazo galopante! Ayyys!
senovilla ha dicho que…
Me gustaría que te unieras a esta iniciativa, CONTAMOS CONTIGO, sería estupendo contar contigo.

Un abrazo.
caracola ha dicho que…
Demasiadas cifras de arco iris rotos...
Demasiados, para olvidarlos.

Un abrazo.
María Laura ha dicho que…
POR SUPUESTO, NO SON NÚMEROS, QUE HORROR,
BESITOS A TI,
MiLaGroS ha dicho que…
Hola a todos no entiendo muy bien lo que me dices Marian pero lo he hecho tal y como dices. Ya me dirás.
Agradezco vuestras visitas un montón y os mando muchos besos. Gracias.
E.P.E. ha dicho que…
Letras llenas de verdad y reflexivas, felicidades por tu desafiante reflexión.

Un fuerte abrazo.
Julia ha dicho que…
Hola Milagros
Soy para vos una desconocida pero no puedo dejar de comentar tus escritos.
Qué bueno que haya gente como vos que pueda decir deesta forma lo que tantos sienten y no saben o no pueden decir.
Mi afecto desde Buenos aires.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.