Ir al contenido principal

Tan lejos la cumbre


Me falta energía para continuar
motivación para aligerar mi ritmo;
no soy yo, sólo mi sombra
que autómata vive.
Todo de pronto del mismo color,
nada me hace vibrar;
hoy es un día más, repetido.
¿ Donde quedaron las risas de ayer,
la espera ilusionada a que llegue el día
para maquillarme y vestirme de fiesta?
¡Donde!
Si mi corazón es un prado de amapolas
que ya no bombea mi sangre estancada…

Y tan lejos la cumbre

Foto Goyo Hueso


Comentarios

Ardilla Roja ha dicho que…
Caramba... parece que el verano nos quita a todos la energía. Yo también ando a medio gas. Si no fuese por el trabajo ni me vestiría^por las mañanas. Al menos esta "depre" estacional no altera la calidad de tus poemas.

Un abrazo, Milagros.
Adolfo Payés ha dicho que…
Suelen presentarse esos momentos..

Bello poema.

Un abrazo
Saludos fraternos
MarianGardi ha dicho que…
Milagros, siempre hay un motivo para seguir con ilusión, y siempre hay una fuerza oculta que debemos descubrir y sacar al exterior, cuanta más fuerza, más motivación, cuanto menos, menos impulso, recuerdalo siempre.
Fuerte, fuerte abrazo
thoti ha dicho que…
.. bueno el efecto óptico de algunas veces que nos aleja las cosas más de la cuenta.. en realidad la cumbre, como el horizonte, solo está a la vuelta de la esquina.. y cerca de Tarazona..
.. besos, poeta..
LILA ha dicho que…
Querida Mlagros:
comprendo el detalle de tus palabras y ese gris de tus sentires...pero se tambien que tienes la entereza como para hacerle frente y comprender que en la mañana cuando veas el reflejo del sol por la ventana de tu cuarto sabras que la tormenta ha pasado.
CARIÑOS!!!!!!!!!!
María Laura ha dicho que…
ESTÁS TRISTE?

DEBE SER LA ÉPOCA, DE REPLANTEOS,
A VECES LLORAR ES BUENO, PERO SOLO PARA LAVAR EL ALMA,LUEGO LA RISA Y LA ALEGRÍA SE ENCARGAN DE DARLE BRILLO.

BESITOS.
Samuel Rego ha dicho que…
El mérito no está en alcanzar la cumbre sino en recorrer el camino que lleva a ella. Tropezarás pero ¡Ánimo! te volverás a levantar con fuerzas redobladas.

Te envío todo mi cariño y aliento.
Cecy ha dicho que…
No quiero que estes triste, pero se que hay dias asi, que son inevitables, si le sacamos lo bueno, para cambiarlo, dale que si?

Besos linda.
Anouna ha dicho que…
Entiendo perfectamente el sentir del Poema y te digo más, aunque las amapolas estuvieran a los pies de esa cumbre se sentirian igual. A veces todo lo que rodea al paisaje, todo lo que lo circunda, es lo que no se puede tolerar, eso es lo que hace el tedio del momento, pero la cumbre sigue ahí y las amapolas aún lejanas mantienen su color.

¿Dónde quedó la risa?
En el ropero junto a las ilusiones que hay que apañar, y dar besos, ¿recuerdas?

Te Quiero te quiero te quiero, eres una amiga a la distancia que siento cercana, al lado de mí.

Anouna
E.P.E. ha dicho que…
La cumbre no esta lejos, es lo que hay en ella lo que nos motiva a llegar o a no llegar, a insistir o a desistir, a ilusionarse o a desilusionarse, aligerar el ritmo para coronarla o sentarse a esperar algo mejor.

Saludos y abrazos.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.