Ir al contenido principal

Ahora que está todo más o menos controlado


Ahora que está todo más a menos controlado
y la vida cada día en mi mesilla
me saluda en pastillas, junto a la alegría y la paz
-que las tomo cada doce horas-
es el momento de afrontar una cirugía
mucho más inquietante:


“ Hacer mi corazón inalámbrico”


Es una intervención muy traumática
que debo realizarme a mi misma,
y un pos-operatorio largo y complicado;
pero sin cables la sangre circula oxigenada
y tiene más largo recorrido.
El corazón descargado de su misión mecánica
pierde su color, su origen…
y se proyecta al cosmos ingrávido
en ondas expansivas cada vez más generosas.

No quiero esperar a que enciendan mi candil.



Fotografía. Mady.

http://www.artelibre.net-amada/



Comentarios

sam rock ha dicho que…
Alegría y paz te deseo en tu nueva etapa "inalámbrica".

Un abrazo
Noray ha dicho que…
Lo mejor de hacer un corazón inalámbrico es que ya no habrá ningún tipo de cadenas que lo ate. De cualquier modo, te deseo un corazón renovado y lleno de luz.


Un abrazo.
reltih ha dicho que…
hasta en un verdadero momento de tranquilidad, hay que tener tranquilidad.
un abrazo
Victoriana Díaz ha dicho que…
Animo amiga, pon toda tu fuerza en tu recuperación Tu vales mucho...
Besos y que toda te valla bien.
Pedro F. Báez ha dicho que…
¿Corazón inalámbrico? Con algunos callos, quizá; más pausado y cauteloso, tal vez... pero inalámbrico, jamás... Si se los cortas, le nacerán cables nuevos. Tu corazón es grande y demasiado fuerte para que lo puedas castigar de tal forma. Tu corazón es más grande que tú y tu deseo de silenciarlo, de aquietarlo, de hacerlo renunciar a sentir... Abrazos, amiga.
Anouna ha dicho que…
Una cirugía tan compleja como cualquier otra, todo el éxito del mundo en la nueva etapa.

Un poema como todos los tuyos, sorprendente por el modo tan inteligente que tienes de lanzar las ideas de un modo tan sutil y maduro.

Corazones inalámbricos, todos pasamos por esa operación algún día.

Muchos abrazos mi amiga. Siempre estoy contigo.

Anouna
Cecy ha dicho que…
Que todo vaya bien.
Seguro que si,

Un gran abrazo con todo mi cariño.
Mujer Bella, has arrasado con los premios del torneo. Jajaja.

Felicidades

Los caballeros de la dama de Cristal
M. Angel ha dicho que…
Milagros, niña preciosa, no decaiga tu ánimo, que vos valéis mucho y todos tus amigos/as deseamos seguir leyendo tus lindos escritos.

Acoge versos
que para vos escribo
Llenos de besos

Bella mañica
del rosal sois la rosa
Que amor provoca

Tu alma pura
en todos tus escritos
Muestra dulzura

Abrazo fuerte, sin herir tus alas de mariposa

M. ángel
Leo ha dicho que…
¡ Venga, Milagros ! que tu nombre lo dice, no pasa nada, un par de pastillitas y " a otra cosa, mariposa".

Tomatelo con calma y como un bache que tienes que saltar de la vida, uno mássss, ¿cuantos has saltado, te acuerdas....?.

Abrazos y besitos, querida amiga.

Leonor
María Socorro Luis ha dicho que…
Corazón más libre, sin ataduras, para volar más liviano.

Todo lo mejor, con cariño. Soco
gerardo omaña ha dicho que…
Mis ondas tienen la frecuencia de captar la resonancia que vibra desde tu corazón.

Besos para tu alma
CABALLERO DEL CREPÚSCULO
Liliana G. ha dicho que…
Yo creo que tu corazón tiene un hermoso y saludable color granate. Inalámbrico o no, sigue siendo tan grande como su dueña y no necesita candil porque refleja los rayos del sol.

Un beso inmenso, querida Milagros.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.