Ir al contenido principal

En las flores del almendro




Se retira el velo de la tristeza
y se ve el laurel
con total claridad.
El toque de la trompeta
anuncia la victoria.
De nuevo el amor
forma parte del amor.
Las lágrimas son riachuelos
de agua dulce
y el redoble del tambor
despierta la esperanza.

Corro a encontrarte en las flores del almendro.

Foto Francisco Sánchez.

.



Comentarios

reltih ha dicho que…
guauuuuuuuuuuuuuuu, qué gran escenario para un cita románticaaaaaa. hermoso texto. me encanto.
besos
MarianGardi ha dicho que…
Que belleza Milagros!!
Se huele hasta la flor del almendro.
Que bonito los almendros en flor de Febrero.
Que hermoso el Amor con mayúscula, ese es el único que nos debe importar.
Los demás amores pasionales sirven para quemar incienso.
Un abrazo fuerte
Leo ha dicho que…
Mi querida Milagros: El amor se despereza, de las entrañas de la tierra, dentro la exuberancia que nos concede la primavera.

Jajajaaa, besitos, muy bueno tu poema y esas flores de almendro preciosas.
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Querida Milagros:

Qué poema más bonito y esperanzador. Has abierto la puerta a la primavera y al amor.

Mil besos,
Cris.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Va ganando la primavera la batalla contra la bruma, la tristeza de lo gris y el frío... Vamos ganando nosotros, (unos días mejores que otros) la batalla contra la conformidad, la incertidumbre y el silencio... "Perros verdes de tres patas", Milagros, pero vivos y en medio de esta bella primavera que comienza. Vale la pena. Abrazos, amiga.
Aun no sabemos nada de Anouna, creo que necesita un poco de motivación de parte tuya. jajajaja.

saludos y abrazos.

PD: nos encantaría verlas en duelo.
Mariana ha dicho que…
¡que más quisiera yo un encuentro tan bello...suave, intenso como brisa de primavera...
Cariños Milagros
Anouna aceptó el reto. Así que, esperamos tu poema para el 8 de abril o antes. Ya que publicaremos tu duelo el 9 de Abril.

Saludos, gracias y buena suerte. Te esperaremos en nuestro castillo.
María Socorro Luis ha dicho que…
Qué belleza tan delicada, las flores del almendro...
Así tu poema, bello y delicado.

Besos.
Ardilla Roja ha dicho que…
Hola Milagros:

Preciosa foto y hermosas palabras.
Cuando se siente renacer la primavera también en el interior, todo es mucho mejor.

Un abrazo.
Ana Márquez ha dicho que…
Sí, todo llega, todo...

Un abrazo, amiga, maravillosos texto e imagen.
GOGO ha dicho que…
cuanto amorr desplegadoo en tu decir amigalmaaa..!!

lindo de verassssssssss..!!

lujito leerteeeeeeee..!!

mi cariññoo entregado en manooo..!!
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Un precioso canto a la primavera, chiquilla!

Besicos
Marian
Adolfo Payés ha dicho que…
Que gusto volver a leerte.. después de mi ausencia..

Bello disfrutar de tus letras.


Un abrazo
Saludos fraternos..
sam rock ha dicho que…
Que las flores del almendro tarden mucho en marchitarse.

Un abrazo
Sory ♥ ha dicho que…
mmmm me gusta tu blog esta muy chulo y bien ordenado....besos
salvadorpliego ha dicho que…
Además de coloridos, muy esperanzadores y optimistas tus versos. Genial!!!

Un fuerte abrazo.
JOSE LUIS CARVAJAL IBELLI ha dicho que…
¡Gracias por seguir mi blog, Milagros, yo también seguiré el suyo! La felicito por toda la profundidad que transmite.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.