Ir al contenido principal





Te intuye mi corazón sereno
de pueblo con enaguas blancas.
Comienza la fiesta de la vida.
Me despiertan reflejos de esperanza;
no puedo continuar dormida.






Fotos. Francisco Sánchez


*****


Comentarios

RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

"Si hay que esperar la esperanza, mejor esperar cantando"

Es parte de alguna canción de mercedes Sosa, el cual me recordaste.

Abrazos.
Bella topología poética, en la bervedad de los versos, que hablan del encanto de un pueblo con enaguas metafóricas. UN abrazo. Carlos
Buenas noches Milagros, hace tanto tiempo que no nos gozamos de nuestras letras.
ya que no puedes continuar dormida, espero que viajes a mi lado.
Con ternura
Sor.Cecilia
María Socorro Luis ha dicho que…
Verdaderamente delicioso, Milagros. Como un rayo de luz, en una noche oscura.

Muxus
Pedro F. Báez ha dicho que…
No duermas, Milagros, que hay que festejar la aproximación y los amagos de la primavera. Inmenso en su exquisita brevedad. Un beso grande para ti, siempre.
Ana Márquez ha dicho que…
Y es que dormida se pierde una muchas cosas :-)

Bello, bello, bello.
Un besazo.
RELTIH ha dicho que…
NOSTALGIAS Y ESPERANZAS.
BESOS
M. Angel ha dicho que…
Hola Milagros, ausente un tiempo vuelvo de nuevo a deleitarme con el encanto de vuestra lectura.

LA AMISTAD QUE NACE DEL ALMA
NO LA LLEVA EL VIENTO.

Abrazo
M. Ángel
MarianGardi ha dicho que…
Me gusta esa serenidad que desprende el poema. Y ese deseo de despertar.
Bonito de veras
Un abrazo amiga y mucho cariño

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.