Ir al contenido principal

Me desnudaré



Me desnudaré hasta quedar
en roca viva sin argamasa,
para que mis poros absorban tus flores.
Así seré refugio y tú prado.

Foto Antonio Casas.



Comentarios

NAVEL ha dicho que…
Que buenos versos, tienen un toque de, "para siempre" Que deja un paisaje intacto...

Gracias :)
María Socorro Luis ha dicho que…
Que hermoso ser prado y refugio.

Muxus.
El Mar...Siempre el mar ha dicho que…
Me gusta la preciosa manera en que tus versos se entremezclan con la naturaleza.
"Así seré refugio y tu prado"

Sencillamente un pensamiento delicioso.

Mi mejor sonrisa para ti
Luisa Arellano ha dicho que…
Lo auténtico y necesario...

Un beso, poeta.
Antonio ha dicho que…
Excelente alegoría poética a la simbiosis...
Saludos
Pedro F. Báez ha dicho que…
Siempre has sido, eres y serás prado, pasto y alimento para todo aquello que no sólo crece, sino florece y se multiplica. Besos.
Leo ha dicho que…
Buen paisaje quedara, una vez limpio de rastrojos y con nueva siembra.
Gracias Milagros por compartir tu interesante y estupenda literatura con tantas metáforas.
Abrazosssssss
Leonor.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.