Ir al contenido principal

Fusión en la arena.


Soy toro y tu capa aventada me hipnotiza.
Te huelo, me excita el corrimiento de tu sangre
y ansío penetrarte a oscuras.
Una vez y otra lo intento a pesar
del erizo de tu resistencia.
En un círculo que nos pertenece a los dos
frente a frente se descubren nuestros ojos;
dejo de luchar, me entrego, me posees...

Es vida la muerte en tu arena.


Foto Goyo Hueso

 






Comentarios

Juan Risueño ha dicho que…
Es vida la muerte. Para la fiesta de vivir.

Un abrazo, Milagros
Podría decirse un alfa y omega. Un abrazo. carlos
Liliana G. ha dicho que…
¡Bellísimo! Una imagen que dice todo en la exquisita sugerencia de la metáfora.

Grande, Milagros, como siempre.

Un beso enorme, querida amiga.
SANTIAGO LIBERAL ha dicho que…
querida amiga, ha sido grato leerte, fuerza e inteligencia en un ruedo.
Un placer saludarte
Jüsticiero - David Campos ha dicho que…
Muy buena imagen y muy buen poema. Siempre es un placer pasar por aquí y leerte...

Un saludo! David, de www.grispraderaverde.blogspot.com

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.