Ir al contenido principal

Vuelo



Poco a poco el sol hace orilla a las nubes,

en el azul me dejo llevar por mis alas.
Hago tirabuzones y planeo;
disfruto de mi vuelo sin batalla.
Desde arriba las montañas son apenas,
restos de trincheras desusadas.
Todo es calma , brisa , aliento…
El olor de mi tierra mojada huella al viento.


Comentarios

Mery Larrinua ha dicho que…
Preciosos versos!
como me gusta el olor a tierra mojada!
un abrazo
Esencia ha dicho que…
Sigues trasmitiendo todo lo sentitivo...aromas, visualizacion, latidos...

Es encantador leerte.

siempre esencia.
Ross Yta ha dicho que…
El sol orilla de las nubes... Casi da la sensación de que estamos en el lugar que describes.
Saludos.
Mayte Freire ha dicho que…
Gracias por hacerme partícipe de tu vuelo tranquilo, sereno, y embriagarme con el olor de tu tierra mojada en el viento.

Te felicito.
Gino ha dicho que…
Tu poema me trajo un montón de recuerdos de golpe, hasta el olor de la tierra mojada, hermosísimo.
un saludo
Gino.
RELTIH ha dicho que…
TODAS LAS SENSACIONES QUE USTED HACE SENTIR...
El Héroe de Leyenda ha dicho que…
Es como ese sueño recurrente en el que podemos volar
quien no lo ha tenido??

muy bonito
El Héroe de Leyenda ha dicho que…
Es como ese sueño recurrente en el que podemos volar
quien no lo ha tenido??

muy bonito
Edgar Estrada ha dicho que…
Tienes mucha facilidad para narrar lo que piensas! me gusta mucho como escribes!

También tengo un blog de poesia,
ojalá te guste, dime que opinas!

www.blog-de-eddie.com
Cenitaurus1 ha dicho que…
Milagros..Wooowwwwwwwwwww....
Es un gozo inmenso la brevedad intensa de tus versos.
Realmente escribes con el corazón y para el corazón.
Tus letras son prodigiosas.
Tu lenguaje divino y majestuoso.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.