Ir al contenido principal

Del recuerdo





Destrozas el presente,
arrancas los marcos
de  puertas y ventanas,
y haces de la realidad
una trinchera.
No sé si la paz 
vendrá con el olvido,
Si que el
balcón sin suelo
orientado al oeste, 
 nunca descubre
 amaneceres. 



Foto Goyo Hueso.

Comentarios

María José Collado ha dicho que…
Me encanta cómo expresas el derrumbe de todo aquello que habita en el recuerdo.

Un saludo
Juan Carlos Ticacala Vargas ha dicho que…
mucha fuerza en tus versos , y mucha libertad tambien buen tabajo muy bueno, pero habria que ponerle algo de belelza aqtus palabras , solo algo de lo que mismo llamas ternura y asi dejar salir toda la magia de tu poesia..

la poesía, amiga mía, consta de tres prioridad, libertad para expresar todo lo que uno siente, fuerza para hacer estremecer hasta los cimientos a quien nos lee y belleza para transporta todos nuestro sentimientos y nuestros demonios a un mundo lleno de imágenes...

14 DE FEBRERO

Se me había olvidado que me llamo Juan Carlos,
Que hoy cumplo 35 años,
Que no lo aparento,
Que juego de vez en cuando con las mariposas,
Que pinto sin colores,
Sin pincel,
Hasta sin alas,
Que las rosas juegan en su azul sobre mi frente
Y que amo todas las calladas tardes de febrero.

Se me olvidaba recordar cómo me llamo
Cuanto peso,
Mi tamaño y hasta la talla de mi gastado zapato,
Que no tengo un hijo,
Ni una foto,
Ni un siquiera,
Pero si lo tuviera
Lo inundaría de cuentos
De cristales,
De mágicas almohadas,
Y le enseñaría lo bello que es el mundo
Cuando se cambian los ángulos en los espejos.

Se me olvidaba que siempre camino dormido
A veinte centímetros del suelo,
Que huyo de las miradas,
De esas que creen saberlo todo
Y que también escribo cuentos,
Que soy un peratente profesor de informática,
Y un infantil y seudo poeta a corto tiempo,
Se me olvidaba que algunas veces
Lloro tan mal por los ojos,
Y otras simplemente muy bien por las manos,
Se me olvidaba comprender
Que no se pueden llenar de ternura los vasos,
Cuando los cristales ya tienen un hueco,
Se me olvidaba aceptar que mi aire no encuentra su ritmo
Y que mi vida es todo un péndulo.

Se me olvidaba aceptarme y aceptar que soy tan tonto
Que Cupido murió de alas en la inmensidad de mis besos,
Que las princesas no llegaron jamás,
Por que perdieron sus sandalias, sus caminos
Y porque ellas solo existen en los cuentos,
Se me olvidaba recordar,
Que también me he convertido en un simple recuerdo ,
Que muchas veces gritè anudando las gargantas,
Masticando los dientes,
Llamando aquello que ya no tiene un nombre,
A todas las mujeres que me amaron,
Que mintieron de lenguas,
De medias naranjas,
Y que huyeron todas desnudas
Antes de convertirlas en estatuas
Petrificándolas de caricias muertas y de versos.

Se me olvidaba que voy a morirme mañana,
Que estoy tan cansado,
Que las hojas caen sobre mí como papeles viejos,
Que estoy harto,
Harto de ver agonizar tantas rosas en los floreros,
De ver tantos niños jugar tan solos,
Esperando a ver si alguien se acuerda
Que sus mutilados juguetes ,hoy tampoco comieron,
Estoy tan vacio de voces,
De recuerdos,
De sombras,
De llantos gemelos,
Ahora lo sé, sé que me llamaba Juan Carlos,
Que nací, nacì sin voz, sin palabras.
Que todas las flechas no penetraron bien mi lado izquierdo
Y que hoy llueve copiosamente,
Llueve de catorces ,
Con un cielo abierto,
Que jamás seré poeta,
Que ya es de muy noche y caen tantos besos,
Que mis manos tiemblan ,
Y hay tantas luciérnagas negras en las sombras,
Que la lluvia sabe mejor con los labios cerrados
Y que yo nací, en una hermosa noche sin nombre como esta
Un gastado 14 de febrero…
frank ha dicho que…
estuvo genial!!!
Roque Soto ha dicho que…
Un fuerte abrazo, Milagros.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.