Ir al contenido principal








Tenias que plantarte en la cabeza  un jardín
para que tus ojos fueran raíces
que se agarraran  a cualquier escalofrío.
Lo siguiente  fue una  paz sin trincheras,
sin puertas cerradas, ni secretos.
Al volver la luz me acariciaste,
y desapareciste con una sonrisa
en completo silencio;
sin que sepa  si solamente yo te vi.


Foto. Goyo Hueso.

Comentarios

Cecilia della Mora ha dicho que…
Un poema corto y lleno de magia, me ha encantado la dulzura de tus versos. Un placer leerte, Cecilia
Anónimo ha dicho que…


A veces no escribe uno .escribe el alma o las musas o el duende y tu a menudo tienes lo mejor .duende,musas alma y corazon..Magistral
Deni ha dicho que…
Me gusto!!!!!!

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.