Ir al contenido principal








Tenias que plantarte en la cabeza  un jardín
para que tus ojos fueran raíces
que se agarraran  a cualquier escalofrío.
Lo siguiente  fue una  paz sin trincheras,
sin puertas cerradas, ni secretos.
Al volver la luz me acariciaste,
y desapareciste con una sonrisa
en completo silencio;
sin que sepa  si solamente yo te vi.


Foto. Goyo Hueso.

Comentarios

Cecilia della Mora ha dicho que…
Un poema corto y lleno de magia, me ha encantado la dulzura de tus versos. Un placer leerte, Cecilia
Anónimo ha dicho que…


A veces no escribe uno .escribe el alma o las musas o el duende y tu a menudo tienes lo mejor .duende,musas alma y corazon..Magistral
Deni ha dicho que…
Me gusto!!!!!!

Entradas populares de este blog

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.