Ir al contenido principal

Si fueras mío




Si fueras mío
sabrías lo que es bañarse
en agua tibia cuando hiela,
te abrirías a nuevas dimensiones
con perfumes que ignoras,
crecerías con el asombro del grano
 que ve la luz cuando rompe la tierra,
te sentirías mirado como la flor del almendro.

Si fueras mío
tus alas crecerían al infinito,
descubrías playas de arena blanca
que hago al llegarte.

No serías pescado en redes
 impersonales
ni vendido en mercados a subasta.

Si fueras mío,
 ya no querrías ser  de nadie.
Ni siquiera tuyo porque te ata
a lo que eres.


Comentarios

Seroma ha dicho que…
como siempre...
hermosas letras
María José Collado ha dicho que…
El dintel del amor tiene mil resonancias, las tuyas son un himno, música vertebrada en la fusión sublime. Magnífico.

Un saludo
Juan Risueño ha dicho que…
Bonito anhelo, pero difícil que alguien se desligue de lo que es.
Precioso poema Milagros, un abrazo, y feliz puente
Anónimo ha dicho que…
Que hermoso escribes
Anónimo ha dicho que…
escribes muy bonito, tienes muchisimo talento definitivo seguire tu obra

Dídimo Gusmão ha dicho que…
¡Felicitaciones! Alguien sabe cómo traducir palabras a través del talento que posee.
Abrazos literarias.
Carlúcio Bicudo

http://didimogusmao.blogspot.com.br/
Licaón ha dicho que…
Me encanta Milagros. Tu poesía en general, y este me ha llegado especialmente.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.