Ir al contenido principal

Autoafirmación





Autoafirmación.


Lo peor del desierto no es la arena,
es que no haya hojas secas en las dunas
-indicios de estaciones consumadas-

No existe sin raíces  el consenso,
el viento es  dueño de la tierra
 sin principios.

¡Cuándo  será ella consciente 
- que aún salada-
 en su fondo hay un silo!

 El viento ese día
  será como Sansón sin  su melena.


                        Gracias por leerme. Milagros

Comentarios

María Socorro Luis ha dicho que…

Tus poemas son didácticos: siempre hay en ellos una pequeña enseñanza.

Besos de domingo.
Alicia María Abatilli ha dicho que…
Eso es lo peor del desierto, nada de lo cual agarrarse.
Abrazos, Milagros.
Es bello abrazar milagros.
Anónimo ha dicho que…
Siempre es un placer leerte.
Eba Cruz ha dicho que…
Me ha parecido precioso!! Felicidades por la pagina.
Aquí te dejo algo de lo que hago yo: ebasia.blogspot.co.uk
Alquiler de computadores ha dicho que…
Sencillamente hermoso.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.