Ir al contenido principal

PESADILLA



PESADILLA

De tanto soñar un sueño 
se convierte en pesadilla
en una noria de la que resulta 
imposible bajarse  cuando 
está en movimiento.

Te despiertas percusionado,
has probado  la realidad 
sin azúcar y amarga.

Pero la mente es buena costurera
y te va probando vestidos
hasta que encuentras uno
que se ajusta a tu día,
y con él cubres la desnudez
del alba.



Foto Asun  Cisneros

Comentarios

ROCKCHILENOS ha dicho que…
https://www.youtube.com/watch?v=VJw8rIVLRBg
Mar de inspiración ha dicho que…
de tanto soñar un sueño,se convierte en pesadilla... hermosa frase.:) un excelente poema...
Cece Luque ha dicho que…
¡Que hermoso!
Julio Mario Orozco Jervis ha dicho que…
Muy Bueno.. me gusto mucho, por favor pasese por mi blog http://ladecimahabitacion.blogspot.com/

Digame que tal le parece
Zurunza ha dicho que…
me gusto la poesia
Guillermo Sotgar ha dicho que…
quisiera escribir como usted, espero poder hacerlo,
un abrazo a la distancia
Daniel Mendez ha dicho que…
Encontré lo que mejor describe mis sueños con un amor que ya murió... una y otra vez que ya saben amargo y sin azúcar...
http://clubpoesiabstracta.blogspot.com/
Maria Luna Tores ha dicho que…
El aferrarse a un sueño que no llega a cumplirse es una pesadilla y uno deja de disfrutar la vida y las cosas con que contamos cada quien. Muy bonito
Maria Luna Tores ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gina Poemas ha dicho que…
A quien no le pasado que un sueño se le transforma en pesadilla, sabrá dios por que nos alega de ellos, tengo muchos poemas como estos en mi web visita me cuando quieras en www.tupoemadeamor.net.ve esta a tus ordenes.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.