Ir al contenido principal

POCO A POCO







Percibo que poco a poco


me estoy quedando fuera


como si la relación con la vida


se hubiera terminado 


y ella poco a poco me alejara . 





Yo que la sigo amando tanto 


me siento relegada y parte del olvido. 




Como si ella perdiera su interés 


o le diera igual mi suerte 


noto que usurpan mi espacio 


otros amores 



Llegará un instante en que sabré 


qué es no ser.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Poetas en el frio
de hambre contenido
pendientes de belleza
que despierte mi torpeza.

Poetas de diciembre
todo lleno de nieve,
el color del
sol naciente,
todo lo contiene.

Poetass en silencio
versos helados
caminos programados
poetas de máscarás
hirientes y confluentes.
Salvador N. (poeta leonés).
Verónica Marquina ha dicho que…
Ow.. escribes muy bonito.
Comparto contigo el gusto por la poesía, recién creé mi blogspot y me gustaría mucho que lo pudieras leer y comentar, realmente me harías muy feliz leer un comentario tuyo en mi blogspot. Espero puedas hacerlo.
Muchísimas bendiciones para ti, gracias x compartir tus escritos.
Verónica Marquina ha dicho que…
Ow.. escribes muy bonito.
Comparto contigo el gusto por la poesía, recién creé mi blogspot y me gustaría mucho que lo pudieras leer y comentar, realmente me harías muy feliz leer un comentario tuyo en mi blogspot. Espero puedas hacerlo.
Muchísimas bendiciones para ti, gracias x compartir tus escritos.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.