Ir al contenido principal

Filigranas en el cielo





Bandadas de pájaros ignoran las nubes
de este gris atardecer con sonido de ausencia.
Los recuerdos están sin planchar amontonados
por las sillas con desgana.
Quiero irme con ellos a trazar filigranas en el cielo
hasta que preparen mi lecho las estrellas.

Comentarios

Cecy ha dicho que…
Mira tu mejor ven a darme un gran abrazo amiga mía.
Que la desgana la barremos enseguida.

TQ. Besos.
MarianGardi ha dicho que…
Milagros me gusta enormemente esa imagen de tener los recuerdos sin planchar, arrugaditos y cercanos querida.
Mañana te llamo.
Un beso muy grande
Noray ha dicho que…
Hay ansiados recuerdos
que rutilan en nuestra memoria
y nos arrastran hacia ellos.


Magistral sonido de la ausencia.



Un abrazo
Ana Márquez ha dicho que…
Hoy han estado en mi pueblo las aves algo revueltas también. Al mediodía había grandes pájaros volando perezosamente bajo el cielo de tormenta... Me dio la sensación de que mantenían las nubes en su sitio.

Hermoso poema, niña. Y magnífica foto. Un besazo
Adolfo Payés ha dicho que…
todo un encanto leerte poeta-..


Un abrazo
Saludos fraternos...
María Socorro Luis ha dicho que…
Bellísimo...

Y un beso
Gaspar II ha dicho que…
Un dejo de tristeza en el comienzo de tus letras, una luz de esperanza entrelazada en el cielo.

Un abrazo

Gaspar
reltih ha dicho que…
ahhhhhh qué ternura de final. así me iré contigo cuantas veces sean posibles!!
Luisa Arellano ha dicho que…
¡¡Chapó!! Precioso, precioso, precioso...

Un beso con ánimo.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Milagros, de todas las cosas que me gustan de ti como poeta (y me han gustado todas hasta ahora), ésta es quizá mi favorita porque fluye, porque te retrata, porque contra el cielo y con esa bandada de pájaros le hace una radiografía a tu alma inmensa que necesita volar y expandirse para ser una con las aves, con el firmamento y con la libertad añorada... Entonces y sólo entonces, con brío renovado después de ejercitar tus alas, podrás planchar tus recuerdos sobre la tabla del tiempo. Abrazos, amiga genial.
Ana ha dicho que…
Magistral...Me ha encantado.

Un besazo preciosa.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Hay recuerdos que es preferible no planchar, mejor volar en completa libertad.

Abrazos.
Mónica López Bordón ha dicho que…
HOla Milagros,

Muy bello el poema, sensual.

Besos
Mónica
Antonio ha dicho que…
A veces nos gustaría tener alas y volar, huír de la monotonía, de los recuerdos y de todo lo que nos atenaza... ¿Por qué no nos dieron alas? ¿Será para forzarnos a superar el sufrimiento?
Un beso
caracola ha dicho que…
Evocadora imagen y bellas letras, Milagros.

Filigranas de sentimientos nos regalas siempre.

Un abrazo.
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Las filigranas las haces a diario, en esta misma bitácora...

Un abrazo
Marian
Anouna ha dicho que…
Hay días asi, grises silenciosos, evidencian aún más la ausencia de alguien que queremos cerca. Entonces los recuerdos pasan por la mente en esos momentos que ya nada importa, el deseo de ir a otro lugar para tener un descanso mental fisico y emocional se hace necesario. Las estrellas preparan un lugar de descanso, pero aún no es el momento.

paciencia! la espera es larga cuando la ausencia es mucha.

Besos,
Anouna
Maribel ha dicho que…
Hola Milagros,
Preciosa poesía, como siempre has escogido una foto que muestra lo que dices, no sólo escribes fenomenal sino que preparas la entrada cuidadosamente.
Eres una artista,
Un beso violeta,
Maribel

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.