Ir al contenido principal

¡ Un oscar!


Mi gran amiga y poeta Marian Gardi me ha enviado este premio.
Su blog es: Paisajes del corazón. www.mariangardi.blogspot.com
Este Oscar quiero compartirlo con todos vosotros. Está a disposición de quien quiera llevárselo a su blog . He comenzado a pensar con quien compartirlo y he llegado a la conclusión de que lo mereceis todos. Con él os agradezco vuestro cariño, vuestro apoyo y vuestro arte que tantas veces me emociona y me anima. Sois un premio muy valioso para mi. Así que la puerta está abierta de par en par. Entrad a por él. Muchos besos. Milagros
¡ Gracias Marian!

Comentarios

Ana ha dicho que…
Enhorabuena preciosa...Como te los mereces todos, te ofrezco el que me han regalado hoy.

Muchos besitos.
Adolfo Payés ha dicho que…
Enhorabuena por tu Oscar.. muy merecido..

Un abrazo
Saludos fraternos..
Ana Márquez ha dicho que…
Felicidadeeeeees!!!!!! :-DDDD
Anouna ha dicho que…
Muchas Felicidades!!! Y nada menos que UN OSCAR!!! Es que tu poesía se lo merece con creces y tu persona también.

Un abrazo muy grande,

Anouna
JUANI ha dicho que…
Felicidades te lo mereces, eres una gran poeta.
Un beso.
Mónica López Bordón ha dicho que…
Felicidades por el oscar, todo un regalazo. que lo disfrutes mucho

un besote
Mónica

Entradas populares de este blog

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.