Ir al contenido principal

Si llueve




Para Mar.

Si llueve se hará difícil el camino,
el encuentro quedará hibernado,
el cielo en un charco prisionero
y se llenará de barro la ilusión.
Pero volverá el sol;
y el verdor incipiente
me mostrará dónde,
se escondía el tesoro.




Foto Sam Rock. www.papelmarelo.blogspot.com


Comentarios

reltih ha dicho que…
hermoso, hermoso, hermoso.
Liliana G. ha dicho que…
Tenemos que estar preparados para que el sol y la lluvia no nos agarre desprevenidos... el tesoro está donde están los sentimientos.
Admiro tu poder de síntesis, Milagros, no se necesita ser grandilocuente para decir tantas cosas.

Un placer pasar a leerte, amiga.

Besos

(Los tremendos calores que estamos soportando en Argentina, me aleja un poco de la computadora, pero no me olvido de vos)
Carina Felice ha dicho que…
El tesoro siempre esta en el interior de cada uno :) Llueva o salga sol!
Lindo, Milagros, y aca estoy, retribuyendo todo el afecto que siempre dejas en mi Lente.
Abrazos amiga!

Namaste/\
Adolfo Payés ha dicho que…
Bello poema.. hermosa dedicación..


Un abrazo
Saludos fraternos..

Que tengas un feliz fin de semana..
Pedro F. Báez ha dicho que…
Enteramente de acuerdo con Liliana G. Tu poder de síntesis y consolidación de ideas es prodigioso y muy efectivo. Me gusta como fluyes, Milagros. Al final de todos los misterios, el tesoro eres tú. Te abrazo desde mi Isla donde dejaste un comentario precioso y grandemente apreciado. Tu visita siempre nos honra.
KUBAN ha dicho que…
Este verso "el cielo en un charco prisionero" es simplemente genial. Un abrazo.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Si llueve nos consolaremos pensando que acabará parando; al final siempre vuelve a salir el sol.

El tesoro siempre estará en su lugar, por más que llueva.

Abrazos.
Antonio ha dicho que…
El agua, amiga mía, es la fuente de vida. El charco de hoy es la flor del mañana.
Un beso
Mariana ha dicho que…
HOLA MILAGROS:
como siempre...muy bonito!
Besos amiga!
Ana Márquez ha dicho que…
Y el sol siempre vuelve... siempre.

Besos, guapa.
Luisa Arellano ha dicho que…
Por fortuna nada es eterno y siempre tras la tempestad llega la calma y volvemos a ser nosotros.

¿Te llegó mi correo?

Besitos
Loli Martinez ha dicho que…
Precioso poema , que nos deja ver la hermosura del arco iris de nuestro interior.
Un besazo .
Felipe Sérvulo ha dicho que…
Volver es vivir. Gracias por compartir.
Alma Mateos Taborda ha dicho que…
Hermoso poema, con mucha calidad.Felicitaciones y aplausos!! Un abrazo
Máximo Cano ha dicho que…
Comprobado: Eres fabricante de ternuras.

Saludos.
ruben ha dicho que…
La forma, el ritmo, perfectos.Y ese
tesoro: un remate de esperanza que
corona un poema bello.
Un beso
GOGO ha dicho que…
Milagrosss..!! si llueve se hara dificill..pero volvera el soll..

ufff...vale un abrazoo amiguitaaa..??

lujito leerteee..!!

mi cariñoo siempre cercaaa..!!
Anouna ha dicho que…
Que bueno es pensar y creer con toda la mente y corazón, de que las cosas pueden cambiar, de hecho cambian. Y que nada queda estacionado para siempre, especialmente quedar prisionero y con la ilusión sumergida en barro.

Hoy llueve...mañana...si sale el sol...encontraré un tesoro...tus ojos mirándome.

Un beso mi amiga, me haces soñar y creer.

Anouna
anabel ha dicho que…
Una preciosa foto para un hermoso poema.
...El sol siempre vuelve.

Un abrazo.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.