Ir al contenido principal

Impacto


Y mis ojos aguantaban mi mirada.
El parchìs sin fichas,
no servía para echar una partida al tiempo.
Yo estaba dentro, aún siendo espectadora;
formaba parte de  la provocación y la libertad
de una obra, que no termina  de hacerse nunca.
-La muerte y la vida son amigas
que nos empeñamos en separar-
Ese era el mensaje.
Y la salida,  una chimenea estrecha con humo.
Solamente con humo.

Estaba ahí,
en medio de una pesadilla, despierta;
rodeada de anónimos que me empujaban,
 cruces de tumbas abandonadas, lápidas rotas,
tapas de ataúdes,
y cráneos en vitrinas.
De pronto vi mi ataúd de  niña, desenterrado;
la camisita de hilo que fue mi sudario,
mis zapatitos que no dieron el primer paso;
y fui consciente de la gran mentira
que descompone nuestras vísceras.

Objetos y más objetos, mezclados
sin ninguna relación aparente;
recogidos del vertedero, asilados,
expuestos a la mirada
 de los propios verdugos.
 Las estampas de vírgenes,
 empapelaban mi intimidad;
me observaban desde todos los ángulos,
escaneaban mi inconsistencia,
 mi humanidad caduca y putrefacta.

No dormiré en un lecho en el que el tiempo,
pago  su acomodo.

Con el agua de mi bautismo, mojo mis manos y mi frente.


Comentarios

reltih ha dicho que…
siempre es un tremendo impacto leerte. tus pensamientos son grandes.
besos
Anónimo ha dicho que…
He llegado aquí por casualidad (o tal vez no), cuando escribí en el teclado: "blogs de poesía". Me ha gustado tu poema, sobre todo algunos versos. Saludos.
Hola Milagros!!llevo días sin venir a verte, ya me disculparás, la vis y la muerte van juntas, se han hecho amigas yo diría aún más...se tienen mucho respeto y no se atreven a invadir espacio ajeno.
Mejor no teneresas pesadillas, no me gusta soñar cosas que no me pasan jaja!!
Un beos con ternura
Sor.Cecilia
Gracias por estar a mi lado
Laura Caro ha dicho que…
En estos días de celebraciones varias, me quedo con tu mensaje: la vida y la muerte son amigas inseparables.
Un placer pasar por aquí, Milagros.
Te superas día a día.
Un beso.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Milagros, he leído varias veces el poema e inicialmente he quedado enmudecido. Hay tanta majestad, tanta verdad y tanto dolor en esta poesía tuya, que el título que lleva es realmente insustituible, porque esta entrada tuya es simplemente impactante. Me ha dejado con la cabeza llena de imágenes y de preguntas. La muerte y la vida son lo mismo. Una no puede existir sin la otra y después de todos los finales, nacen todos los comienzos. Este poema tuyo de hoy es profundamente filosófico y personal. De antología. Un abrazo, querida mía. Ojalá esas vírgenes de tus estampas te den el consuelo en días como este. Besitos para ti.
PATRICIA PALLERES ha dicho que…
!!FELICITACIONES POR TU ANIVERSARIO Y GRACIAS POR TU AMISTAD!!

DESDE MI PEQUEÑO “RINCÓN DE AMIGOS” SIENTO LA NECESIDAD DE HACERTE UN PRESENTE QUE ENALTEZCA TU LABOR…UN RECONOCIMIENTO A TU TAREA SILENCIOSA. POR ESO EN MI SITIO DE “PREMIOS” TENGO UNA SORPRESA PARA TI. SI LO QUIERES LLEVAR, SOLO PEGA , ENTRA Y RECÓGELA EN: http://premiosdelrincon.blogspot.com/2010/11/porque-tu-escritura-es-expresiva.html
¡!CON CARIÑO!! PATRICIA
Paseo de Letras ha dicho que…
Es tanta la fuerza de estos versos que enmudece el corazón. Te felicito.
Abrazos

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.