Ir al contenido principal

Se





Siento que la vida
me tira fuerte de ambos brazos
y me rasga en dos.
 Pero aprendo a vivir cada día
con  mi  río sin puente.
SE que dejaré de existir
sin que se junten sus orillas.
 Sólo me queda mirar  la noche
como si fuera un búho


Foto. Goyo Hueso. ( El puente del tiempo)




Comentarios

lA VIDA ES COMO UN OLEJAJE MARINO, LLENO DE VIVAS PASIONES.
Siempre hay un puente...Mira al cielo, él te está tendiendo su mano.¡cógela es la misma felicidad envuelta en agridulce sabor!!
Te quiere
Sor.Cecilia
Seroma ha dicho que…
mira el río... es quien une las dos orillas....
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Parece que algo entro de ti se estuviera rompiendo en pedazos, pero de todas maneras la esperanza persiste.

Un poema digno de tu pluma,

Abrazos.
Nicolàs y Graciela ha dicho que…
Magistral tu manera de describir esa sensaciòn. Me has dejado la piel erizada...
Un beso,
Graciela
Anouna ha dicho que…
La vida siempre tiene dos orillas, a veces hay puentes para cruzarla libremente, en otras como aquí, no; más creo que existen puentes no visibles a los ojos humanos, pero ahí estan, a veces logramos verlos y traspasar de un lado a otro con gran sonrisa y asombro. Otras veces nunca le vemos, pienso que ahí es cuando la esperanza se ha marchado de nuestros ojos.

La noche con su oscuridad o su leve luz de luna, tambien nos sorprende, hay que dejar que se orille a nuestros oídos y nos diga sus secretos.

Es un poema maravilloso, en tu manera tan original y bella de decir las cosas. Te quiero amiga, admiro tu poesía.

Besos, Anouna
MarianGardi ha dicho que…
Milagros el puente existe siempre.
Mira el Arco Iris!!
Tu poesía catarsis es una buena terapia.
Esperando la alegría de tu corazón.
Un fuerte abrazo poeta
MarianGardi ha dicho que…
Sabes que me gusta verte cuando sonries.
Hay millones de motivos para ello.
Te escribirè
OLIMPO ha dicho que…
muy bien! como siempre.
besos
reltih ha dicho que…
tus pensamientos y sus enigmaticas visiones, me fascinan.
besossssss
Pedro F. Báez ha dicho que…
Me uno en opinión a Marian Gardi, pero digo más: el puente es el río mismo. Tú eres el puente, Milagros. Tú unes tantas vidas y tantas ilusiones y tantos pareceres dentro y fuera de tu familia, que eres multi-puente, aunque no te des cuenta. Y me encantan los búhos. Tengo uno pequeño hecho de piedra pulida en mi jardín, vigilando mi casa contra los "malos ojos". Un fuerte abrazo y un beso. Eres el búho más sexy e inspirado que he conocido en largo tiempo ¡jajajajaja!
sam rock ha dicho que…
Días de sol, puentes, sendas, hacen nos olvidemos de las dos orillas y que el camino siga.

Un abrazo
Edurne ha dicho que…
Ser puente entre dos orillas, forma parte de nostros mismos; a veces, el puente está roto y hay que esperar a que se restaure para poder cruzarlo, otras, es fuerte y seguro y se puede transitar sin miedo por él...

Saber que eres puente, que por dentro te resquebrajas mientras que tus orillas aún no se unen... ya es mucho saber, Milagros!

Besitos y ánimo!
María Socorro Luis ha dicho que…
Bellísima manera de expresar un estado de ánimo, poeta. Siempre me encantas.

Muxus.
Laura Caro ha dicho que…
Todos somos dos orillas y el verso es el conjuro que las acerca.
Un abrazo, Milagros.
Me encanta leerte.
Jorge Encinas Martínez ha dicho que…
Maravillosa imagen la del río sin puente. Eso y la aceptación de la vida que nos toca vivir.
Una vez más te basta un puñado de palabras para hacer poesía y expresar sentimientos de tanta profundidad.
Un abrazo
Ricardo Miñana ha dicho que…
La vida nos enseña dia a dia,
un placer pasar a leerte.
feliz semana.
un abrazo.
Jorge Torres Daudet ha dicho que…
Así es Milagros, nunca dejarse arrastrar.
Besos.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.