Ir al contenido principal

Eva


Eva disfrutaba del paraíso
en su primera primavera.
Todo era asombro continuo:
El verdor del campo,
su desnudez de seda,
las perlas en el trigo.
Un manzano en el centro
atrajo su atención.
Se sentó a contemplarlo.
No imaginaba que sus flores,
daban  fruto al dolor.
Hoy  expulsada,
 rompe el asfalto
y brota como flor


 



Fotos Francisco Sánchez.

Comentarios

andres rueda ha dicho que…
siempre la naturaleza impera¡¡¡

UN ABRAZO
Andres
MarianGardi ha dicho que…
Maravillosa esa flor de Primavera dolorida.
Muchos besos amiga
T800 ha dicho que…
Saludos Milagros. Me retiro del mundo de Blogger. Ahora mismo estoy metido en otros campos. Si pasas por mi Blog verás la última entrada y el por qué de la cuestión.

He creado un vídeo que me gustaría que viéses, está en mi canal de Youtube. La dirección está en mi última entrada.

Siempre recordaré la felicitación por el poema que hice : )

Gracias por todo y que vaya todo muy bien Milagros : )
sam rock ha dicho que…
Milagros, amiga del alma, he escogido tu poema dedicado a Marian Gardi para incluirlo en Compás de versos, de En busca da...
Espero que te guste traducido al gallego, y que también te guste la canción que lo acompaña. La elegí pensando en tu sensibilidad, en bella firmeza, como la de ese bastión imabatible que es el Moncayo.

Un fuerte abrazo
Anónimo ha dicho que…
http://simplespoemasdelalma.blogspot.com/
La Cita ha dicho que…
Este es un PRECIOSO poema con final feliz. Me encanta, como todo lo que toca tu pluma artística. Me acabo de hacer seguidor, pero soy Fan tuyo.
Un abrazo.
La Cita ha dicho que…
Sin darme cuenta, soy tu seguidor número 500 me da mucha alegría, ser un número redondo. Tu fan.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.