Ir al contenido principal

Lloro y río


Lloro y río

Hay ecos que penetran en las profundidades
 y son capaces de abrir fuentes
y manar esperanza.
La cigüeña vuela
 con material en el pico
para construir un nido
en la torre más alta.
y mi mirada se dirige hacia un verdor
recién nacido.
Camino con cautela,
 no miro atrás.
Lloro y río.


 

Comentarios

Alicia María Abatilli ha dicho que…
Ese caminar sin querer quebrar el silencio, con cautela pero segura.
Abrazos.
Alicia
José Ramón ha dicho que…
Milagros lindo este poema la imagen del tronco parece el cuerpo de una persona
Un cordial saludo desde…
Abstracción textos y Reflexión.
Juan Risueño ha dicho que…
La vista atrás suele entristecer y frenar el presente.
Da igual lo que nos depare el próximo paso.
Hay que darlo.

Saludos
RELTIH ha dicho que…
BELLA SENSIBILIDAD.
BESOS
green rose ha dicho que…
Me gusta mucho este poema tuyo, me gustaria
que leyeras el mio en mi blog.
Gracias
Oréadas ha dicho que…
La esperanza siempre es el próximo camino.
Un saludo
santiago ha dicho que…
estimada amiga, dirigir la mirada hacía un verdor hermoso, no hace en ocasiones ser felices.
Recibe mi más sincera felicitación y un abrazo
Marisol^ ha dicho que…
Siempre hacia adelante Milagros, para atrás tan sólo a coger impulso; y mirado el verdor, que es el color de la esperanza; bello, muy bello expresar.
Muakissssssssssssssss
San ha dicho que…
Que bien encontrar esto,
Pásate a ver si algo te gusta. También es " poesía" a menor nivel ejej
http://perroverdes.blogspot.com/

Un abrazo desde Galicia
Tuti ha dicho que…
Me encantó esa imagen que lleva a mirar al infinito y luego a la tierra con tan fuerte carga de nostalgia.

Un gran abrazo en esta mañana para vos.

Anna Francisca

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.