Ir al contenido principal

Estoy aquí

Estoy al pié de una farola.

Llueve y el asfalto es espejo
de la luz : Haz , camino.
No sé en realidad que espero;
 aquí estoy,
 bajo la lluvia pausada .
Quizá deseo,
 limpiarme de las huellas
que empañan mis cristales,
o anhelo ecos
que me hablen de estrellas.
No lo sé.
Simplemente dejo que llueva.
Que llueva hasta que pare.





Comentarios

Doña Bostezos ha dicho que…
La lluvia tiene esa extraña sensación...
Hoy amaneció lloviendo fuertemente y no dejó de hacerlo hasta mis 10...lo disfruté tanto..no hice nada mas que seguir recostada por mucho rato escuchando las gotas caer..era como una limpieza tanto exterior como interior porque me dió tiempo para pensar en todo lo que tengo que hacer esta semana y de paso descansar un momento hablando conmigo misma sin mas voces de nadie en esta casa...
Un saludo cariñoso en este lunes que comienza...
Mirella
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Querida Milagros:

¿Recuerdas lo que decía William Shakespeare?...
"El amor consuela como el resplandor del sol después de la lluvia"

Pues eso, tras la lluvia el sol vendrá con sus alas a apartar La nostalgia y el frío, y la felicidad estará nuevamente acariciando las pieles.

Te envío un beso muy fuerte amiga.
Cris.
Juan Risueño ha dicho que…
En la vida hay momentos en que paramos a hacernos preguntas para las que nadie tiene respuesta.
Ni quizá tampoco nos haga falta.

Saludos
RELTIH ha dicho que…
UFFFFFFF, TREMENDO TEXTO!!!!

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.