Ir al contenido principal

Una explosión sin ruido.




Se ha terminado mi tiempo desnudo
En mi corteza rugosa es visible el milagro
 de un brote nuevo lustrado de esperanza.
Mi suelo es un manto de hojas pasadas
que al pisarlas crujen,
pero sobre mis  raíces desenterradas,
un manto de musgo alberga flores.
Ya no me importa el proceso
hasta sentir. la primavera.
Aunque mis copan no tocan el cielo,
soy de nuevo una explosión sin ruido.


Foto Francisco Sanchez.

Comentarios

Juan Risueño ha dicho que…
Qué seríamos sin ánimo, esa fuerza invisible que da la mano a la ilusión y a la esperanza.

Saludos
Edurne ha dicho que…
Explotar sin ruido... bonita imagen!

Feliz "explosión"!

Un besote!
;)
Oréadas ha dicho que…
Qué todas las explosiones tuviesen esa belleza.
Un saludo
RELTIH ha dicho que…
MARAVILLOSO!!!!!
Ana Márquez ha dicho que…
Sí, ya está aquí la Prima Vera. La Primera Verdad.

Un beso.
María Socorro Luis ha dicho que…
Feliz primavera en la naturaleza y en el alma.

Y besos
quino ha dicho que…
un saludo,me a encantado el blog
Terly ha dicho que…
Y así es la vida, morir y renacer de las cenizas.
Que la explosión de nueva vida te alcance de lleno y te inunde de colores.
Un beso.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.