Ir al contenido principal

Una explosión sin ruido.




Se ha terminado mi tiempo desnudo
En mi corteza rugosa es visible el milagro
 de un brote nuevo lustrado de esperanza.
Mi suelo es un manto de hojas pasadas
que al pisarlas crujen,
pero sobre mis  raíces desenterradas,
un manto de musgo alberga flores.
Ya no me importa el proceso
hasta sentir. la primavera.
Aunque mis copan no tocan el cielo,
soy de nuevo una explosión sin ruido.


Foto Francisco Sanchez.

Comentarios

Juan Risueño ha dicho que…
Qué seríamos sin ánimo, esa fuerza invisible que da la mano a la ilusión y a la esperanza.

Saludos
Edurne ha dicho que…
Explotar sin ruido... bonita imagen!

Feliz "explosión"!

Un besote!
;)
Oréadas ha dicho que…
Qué todas las explosiones tuviesen esa belleza.
Un saludo
RELTIH ha dicho que…
MARAVILLOSO!!!!!
Ana Márquez ha dicho que…
Sí, ya está aquí la Prima Vera. La Primera Verdad.

Un beso.
María Socorro Luis ha dicho que…
Feliz primavera en la naturaleza y en el alma.

Y besos
quino ha dicho que…
un saludo,me a encantado el blog
Terly ha dicho que…
Y así es la vida, morir y renacer de las cenizas.
Que la explosión de nueva vida te alcance de lleno y te inunde de colores.
Un beso.

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.