Ir al contenido principal

Al tronco cortado


Al cortado tronco
carcomido, seco,
de vez en cuando
llega algún pájaro;
entonces se siente
con ramas,con copa,
con hojas, con flores...
Con sombra y con luz.
¿ Será que  ven su plenitud?



  • Foto Jesús Bona


Comentarios

Antonio del Camino ha dicho que…
Tu poema me lleva directamente al "Olmo seco", de Machado. Resurgimiento y esperanza, quizá sean las mejores palabras con las que puedo resumir la luz que me transmite.

Abrazos.
Geminiana ha dicho que…
¡Viva la vida, aunque a veces los brotes sean tardíos!
Juan Risueño ha dicho que…
Pues a mí me transmite desolación, y también recuerdo, algo muy humano.

Un abrazo Milagros
Gastón Avale ha dicho que…
Esperanzador mensaje. Si el pájaro no tiene problema en posarse ahi, no importa cómo lo mire. Muy lindo poema. Un beso.
Anónimo ha dicho que…
Hola Milagros,
Qué bonito tu blog! Y la música!Y qué niños más guapos tienes! Espero que rebroten tus versos con más fuerza después del taller.
Besos. PILAR S.J.
MiLaGroS ha dicho que…
Gracias Pilar falta me hace jajajajaja. Esta época estoy mas flojilla pero buenotodos los retrocesos son para coger impulso. Besos .

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.