Ir al contenido principal

Como un liquen



Creí que éramos como un liquen
tal era la simbiosis que a tu lado sentía.

Tú me protegerías de  desecación 
  radiaciones solares,
y yo

te adoraría con mi fotosíntesis.

Así viviríamos en las piedras
superando la climatología.

Que ilusa soy a veces
sembrando mis esporas sobre el barro

Comentarios

Rosa B.G. ha dicho que…
Hola, me ha encantado.Qué original esa mezcla de elementos de la naturaleza relacionándolos con el sentimiento del amor.

Genial!
Un abrazo.

Rosa.
María Socorro Luis ha dicho que…
Interesante y hermosa comparación, además de una pequeña lección de biología.

Abrazo
Amando García Nuño ha dicho que…
Por eso, algunos sólo sembramos lechugas. Nunca te decepcionan, ni aunque llueva.
Abrazos
Anónimo ha dicho que…
Esta bueno este poema y original tambien.
alin ganiri ibarra urbina ha dicho que…
muy buen poema, uno encuentra la sinceridad en sus palabras.
Desdedida de soltera Bogota ha dicho que…
Bello poema, realmente hermoso.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.