Ir al contenido principal
" Mis poemas son cojos, ciegos, mancos, pero yo los quiero ( Elena Peralta)






He decidido querer a mis poemas
aunque sean sordos , ciegos,
 mancos, cojos,
porque no amarlos seria genocidio,
 violencia de género y rechazo;
 como si fueran  sin papeles,
prostitutas o presos.

También porque en ellos perviven
esas   sensaciones  previas
a un big bang  placentario,
y porque mis versos son como colores
que enriquecen la piel 
cuando la desnudan.

Además porque yo
-como ellos-
 soy coja, ciega, sorda , manca,
 blanca , negra, incurable, errante,
extranjera ,mujer ,cautiva y libre.



Comentarios

Rosa B.G. ha dicho que…
Me encanta!
Saludos.

Rosa.
Amando García Nuño ha dicho que…
Yo también los quiero... A los tuyos, claro, los míos hace tiempo que me abandonaron
Abrazos
ALBASILENCIO ha dicho que…
primera vez te leo. precioso en verdad. te sigo
Miauff Von Grape ha dicho que…
Son colores, sí.
ReltiH ha dicho que…
EXCELENTE SU SENSATEZ. MIS RESPETOS.
UN ABRAZO
MarianGardi ha dicho que…
Tus poemas eres tú, hay que amar las obras que uno hace. Son como hijos.
Besicossss querida Milagros
María Socorro Luis ha dicho que…

Cada vez mas sinceros mas bellos y mas tuyos.

el abrazo de siempre, Milagros.
Gilberto ha dicho que…
Mas tuyos, más míos, más de ellos o ellas.

Lo que sale, lo que sentimos, éso es lo que somos.

Saludos.

Besos.
Barbara Espinosa ha dicho que…
Los poemas son las exclamaciones que el propio cuerpo se niega a hacer.

Un abrazo
María (lady) ha dicho que…
Son joyas, como tú.
Un abrazo.
Patricia Gonzalez ha dicho que…
Me encanta. Hay que querer a los poemas porque son nuestros sentimientos.
Tambien tengo un blog de poesia: http://poesiadeunaguitarristafutbolera.blogspot.com/
Randell ha dicho que…
This is awesome!

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.